Se encuentra usted aquí

Solo cinco minutos a la Sociedad Civil

Hoy se reúne el Consejo Nacional de Seguridad Pública donde el presidente dialoga con gobernadores, Poder Judicial y Legislativo, organismos autónomos y sociedad civil. Sería mala señal si el gobierno se enterca en una sesión exprés meramente protocolaria
08/07/2019
04:10
-A +A

En un hecho inédito la Policía Federal salió a bloquear las vías de la capital para denunciar maltratos y abusos que el gobierno federal ha puesto en marcha tras iniciar el proceso de liquidación de dicha institución en favor de la creación de la Guardia Nacional.

Quienes nos dedicamos al análisis de la seguridad, desde hace meses advertimos que era un error incorporar a la Policía Federal a la Guardia Nacional, en particular, activistas y colectivos propusimos que la Guardia Nacional se conformase por integrantes de las fuerzas armadas, que fuesen destinados a tareas específicas en determinadas áreas del país, mientras Policía Federal seguía con sus labores sustantivas, al tiempo que se iniciase una amplia depuración y fortalecimiento de la institución.

No hubo forma que las autoridades cambiaran de opinión, los diálogos con el Ejecutivo Federal y aquellos llevados a cabo en la Cámara de Diputados y el Senado fueron casi inútiles, el mandato era desaparecer la Policía Federal y optar por la militarización de la seguridad de nuestro país.

No debe sorprender este levantamiento, sobran los policías, militares y marinos que manifiestan su inconformidad ante una falta de estrategia en la implementación de la Guardia Nacional y una definición clara de su futuro personal.

Si acaso, lo que debe sorprendamos es que no se hayan levantado otros servidores públicos de todas las áreas, maltratados, despedidos injustificadamente o que a través de una extorsión han permanecido en el gobierno pese a reducciones salariales y empeoramiento de sus condiciones laborales.

Sobran casos de funcionarios despedidos que fueron liquidados con un porcentaje mucho menor al que por ley les correspondía, que los obligaron a firmar renuncias bajo amenaza.

La solución parece difícil, más parecida a una situación pierde-pierde, donde acciones y omisiones tendrán consecuencias importantes en la conformación de la institución de seguridad clave de nuestro país.

En este contexto, hoy se lleva a cabo el Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP) donde, en teoría, el presidente dialoga con su gabinete, los gobernadores, el poder judicial y legislativo, los organismos autónomos y la sociedad civil.

Tras el desastre sucedido en la pasada reunión del CNSP, sería de esperarse que el presidente pusiese la mayor de las atenciones a esta, más a la luz de la crisis de incidencia delictiva e ingobernabilidad en la que vivimos.

Recordemos que en enero de este año por primera vez desde que existe el CNSP, el presidente permaneció menos de 10 minutos en la sesión, los gobernadores no votaron los acuerdos que se habían establecido para la reunión, la transmisión televisiva fue interrumpida y durante el discurso del Comisionado Nacional de derechos humanos y el mío, el secretario Alfonso Durazo nos interrumpió.

Sin embargo, parece que de nuevo la seguridad no es probidad de este gobierno, lejos de programar la sesión conforme a las necesidades de dialogar y construir consensos entre quienes integramos al Estado, se definió una sesión de una hora donde por primera vez se limita la participación de los gobernadores a un representante, del Comisionado Nacional de Derechos Humanos y a un sólo representante de la sociedad civil, cada uno con pobres 5 minutos.

Cabe preguntarnos si al presidente lo informan mal o si él decide no apegarse a la verdad, el diagnóstico de la situación actual de seguridad, el diagnóstico de las instituciones de seguridad y justicia que ha usado son incompletos o abiertamente falsos, así como el que usa en este momento para explicar el levantamiento de Policía Federal.

Desde el Observatorio Nacional Ciudadano hemos insistido una y otra vez que los aprendizajes del pasado no deben echarse en saco roto, que urge contar con políticas de seguridad basadas en evidencia, que en materia de seguridad la insuficiencia de recursos hace imposible recuperar la paz.

Anhelo que esta sesión ayude a reconstruir el diálogo, que el presidente decida darnos voz a quienes participamos en el CNSP para que le podamos aportar una visión diferente a la que le han construido sobre lo que ocurre en el país y que juntos construyamos una solución a la crisis del país.

Sería muy mala señal si el gobierno se enterca en una sesión exprés meramente protocolaria.

Director general del Observatorio Nacional Ciudadano
@frarivasCoL

 

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN