Se encuentra usted aquí

Nuestro otro apellido

Siempre resulta conmovedor contemplar a tantos niños uniformados celebrando tan atentos su patria
Nuestro otro apellido
30/06/2019
00:00
-A +A

Aquellos cuyos hijos acaban de graduarse, o quienes hayan asistido recientemente a alguna de sus ceremonias cívicas en el colegio, me entenderán:
El año escolar llegó a su fin. La escolta de sexto de primaria desfiló por última vez en el patio frente a toda la escuela. Siempre resulta conmovedor contemplar a tantos niños uniformados celebrando tan atentos su patria.

Desde las gradas, observé a un papá orgulloso con una hija en cada uno de los pelotones escolapios. La mía no fue seleccionada y entiende que eso no significa nada, pero también tiene claro que quien forma parte de ese contingente selecto es porque ganó los méritos.

La directora les dirigió unas palabras: “Todos nacemos siendo un González, un Pérez, un Antuñano, un Jiménez o una Vargas. Pero con el tiempo y la pertenencia, las comunidades también nos bautizan y vamos adquiriendo otros apellidos, como lo es el nombre de nuestra escuela. Eso, a donde quiera que vayamos, nos identificará”.

Mientras contemplaba la solemnidad con que los niños marchaban y hacían guardar la bandera, me pregunté cómo era posible que Ana Gabriela Guevara, encargada de la Conade, no fuera a estar presente en el abanderamiento de los mexicanos que participarán en los Juegos Panamericanos. Y, más aún, que algunos no sean los más aptos ni los mejor calificados. ¿Qué el proceso de selección no tendría que ser similar?

Acto seguido, el coordinador de deportes entregó trofeos a los alumnos que triunfaron en competiciones interescolares.

Enseguida sonó otra vez el himno. Nos emocionamos y sentimos esperanza. Y entonces concluí que aquello era más grande que todo un estadio cantando el Cielito Lindo, pues se trata de sentir el orgullo con toda el alma y de los mexicanos de corazón que cargan consigo historias nobles y magníficas, de quienes son dignos de representarnos donde sea, en una olimpiada de matemáticas o en un auto de carreras, de esos que nos ayudan a recordar nuestro otro apellido: México. 

Estoy en Twitter, Facebook 
e Instagram como @FJKoloffon