Cuatro grandes en apuros

Enrique Beas

Entre vacaciones de jugadores y directivos, hay algunos equipos que le empiezan a sacar jugo a sus ideas.

En plena euforia por la final del futbol mexicano, a una semana de cerrar el año futbolístico en Kiev para conocer al campeón de la Champions y apunto de desbordarnos de felicidad absoluta por el Mundial de Rusia 2018, los clubes nacionales viven horas trascendentales para el armado (el famoso diseño) de equipo, ahí aparecen los cuatro grandes en apuros aunque con líneas de trabajo muy diferentes. 

Y es ahí donde te puedes dar cuenta del porqué muchos proyectos siguen tan competitivos y otros arrastrarán de nuevo el prestigio. 

Entre vacaciones de jugadores y directivos, hay algunos equipos que le empiezan a sacar jugo a sus ideas. En ese renglón nos encontramos con el América y el Cruz Azul. Rápidamente Santiago Baños ha manifestado lo que buscarán en el mercado de verano, operando con congruencia para catapultar al plantel de Miguel Herrera, que se ha quedado en la orilla. 

En el caso de Ricardo Peláez con La Máquina, se ve luego, luego la fórmula de trabajo para competir, sabedor de las carencias de temperamento del Cruz Azul busca gente de confianza y que meta huevos en el vestidor y en la cancha sin importar la edad. La gran duda sigue siendo con los rumores que llegan de Argentina con futbolistas de muy buena hechura, pero que tienen la misma malta del promotor que comanda La Noria; eso sí, al ver que Caixinha no se ha ido de vacaciones, nos percatamos inmediatamente que el nuevo jefe le pondrá más disciplina y trabajo, prestará más atención para que no se repitan los errores celestes. 

Del otro lado de la moneda, están los Pumas y las Chivas, con más dudas que hechos. La desbandada de la generación de campeones de Copa, Liga y Concachampions rojiblanca en tan sólo una semana ha desmantelado una columna vertebral bastante competitiva. Tu portero, tu mejor central y tu mejor hombre, así como posiblemente tu mejor goleador, harán que el Rebaño viva semanas muy complejas para poder reforzar bien para el Mundial de Clubes. Las batallas por los premios no pagados, así como la disputa que hay entre Higuera y Almeyda continúa, con un detalle, las decisiones finales dejarán de pasar por Jorge Vergara para que su retoño Amaury gane terreno al frente del equipo más mexicano. 

Por último, para los que soñaban con ver a Diego Alonso en el Pedregal, deberán acostumbrase de nuevo a los chalecos de David Patiño tratando de justificar semana a semana  por qué el proyecto de recuperación del ADN azul y oro, se cae a pedazos por un mal manejo con los jugadores extranjeros y los canteranos. 

De los equipos regios, los proyectos de TV Azteca y Grupo Pachuca ya escribiremos en la próxima. ¡Bienvenidos, bienvenidos! A nuestros cuatro grandes en apuros en los días claves para edificar su futuro. 

Comentarios