Sin piedad contra el gringo

Bernardo Guzmán

De esta manera iniciaron las emociones en el Consejo Mundial de Lucha Libre, con la caída de la primera cabellera del año

Primera función del 2018 en la catedral de la lucha libre, la Arena México, cabellera contra cabellera, el popular Negro Casas ante Sam Adonis, un duelo clásico de carácter internacional México contra Estados Unidos, a ganar dos de tres caídas sin límite de tiempo ante un ambiente inigualable.

Inició el combate, e inesperadamente la primera caída fue para el 4:40 por la vía de la rendición, cuando logró derribar al norteamericano para aplicar una magnífica combinación de cangrejo con cruceta a las piernas. Adonis se vio obligado a pedir paz muy temprano. Pero en el segundo episodio reaccionó. Con contundentes movimientos logró ablandar al Negro, hasta que encontró el momento oportuno para realizar una contundente plancha de 450 grados para que le contaran las tres palmadas al mexicano, y así empatar la lucha.

El rudo de la dinastía Casas no solo había perdido la caída, también estaba en malas condiciones. Los castigos de su rival le provocaron un fuerte dolor en las costillas, con el cual tendría que seguir en la intensa batalla estelar apostando la cabellera y arriesgando el físico.

La tercera y definitiva estuvo llena de dramatismo, y parecía que el incondicional de Donald Trump tenía todo para ganar aprovechando su mayor estatura, tonelaje y la evidente lesión de su rival. Pero no fue así. Adonis excedió en la confianza y le perdonó la vida. En el momento más oportuno de la contienda apareció la experiencia del Negro Casas para sorprender al rubio e imponerse con la famosa casita, de la cual no se pudo levantar el gringo. Le contaron los tres segundos con la espalda plana, y la Arena México explotó en júbilo por la épica victoria del legendario rudo.

De esta manera iniciaron las emociones en el Consejo Mundial de Lucha Libre, con la caída de la primera cabellera del año y con la grata satisfacción de ver a uno de los íconos vigentes de nuestra lucha con el brazo en alto, cuando pocos, muy pocos, apostaron por él.

La larga y rubia cabellera de San Adonis ya es parte de la sala de trofeos del Negro Casas, es un triunfo muy importante ante el rudo de las chicas. Sam Adonis habrá aprendido su lección, a no hablar de más antes de una lucha de tal magnitud, pero sobre todo aprendió el primer día de enero de 2018, que el que perdona pierde. 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios