Se encuentra usted aquí

Los pobres fifís

24/05/2019
01:30
-A +A

Por: Arlequín

Vaya bomba que los neoliberales le dejaron sembrada a la 4T para mancharla. Imagínese nada más ¡fifís disfrazados de pobres!

¿Qué de qué le estamos hablando? Páreme bolas, querido lector.

Resulta que estos camajanes conservadores del PRIAN dejaron a millones de personas disfrazadas de obreros, empleados, amas de casa, estudiantes que en realidad son fifís pero que tienen la misión de hacer quedar mal al nuevo gobierno e impedir la transformación del país.

Pero afortunadamente la 4T ya los encontró, están en el IMSS y se hacen pasar por inocentes e inofensivos derechohabientes, cuya misión es hablar mal del Seguro Social, de criticarlo, de hacer acusaciones sobre falta de servicios, desabasto de medicamentos, y quien sabe cuántas otras quejas.

Es falso que en el Seguro Social haya mal servicio, es falso que haya desabasto de medicinas, es falso que haya despidos de personal, es falso que no se le hayan distribuido al instituto los recursos autorizados en el Presupuesto 2019, falso de toda falsedad. El Arlequín tiene otros datos.

La prensa hampona hace coro de los neoliberales y conservadores y muestra en sus páginas casos de personas que no reciben atención médica oportuna, que son atendidos en el piso de los hospitales, fotografías de largas filas en las farmacias, puras mentiras. La verdad es que estamos requetebién.

Y como la prensa fifí cuando no mancha tizna, usted no le crea y haga su propio ejercicio. Si tiene usted o alguien de su familia tiene la fortuna de ser derechohabiente, recuerde su última visita al IMSS. ¿Verdad que no tuvo que esperar por la atención? ¿Verdad que no tuvo que esperar meses para una cirugía o para ser atendido por un médico especialista? ¿Verdad que le entregaron sus medicamentos completos? ¿Verdad que las instalaciones estaban impecables y rechinando de limpias, como corresponde a un centro de salud?

Y si por mala fortuna usted llegó con una emergencia ¿verdad que lo recibieron de inmediato y que todo el mobiliario y equipo hospitalario era moderno y en excelente estado? ¿Verdad que no tuvo que batallar para que le realizaran una tomografía o estudio de cualquier índole y que se lo practicaron de inmediato?

Y si tuvo que ser hospitalizado ¿verdad que no tuvo que esperar a que se desocupara una cama para que se la dieran a usted? ¿Verdad que hay médicos y enfermeras de sobra para atenderlo? ¿Verdad que nunca, pero nunca, le han dicho que tiene que comprar algún medicamento o material para usted o para algún familiar que se encuentre internado?

Ahora que respondió estas preguntas usted mismo se habrá dado cuenta de que, una vez más, la mafia del poder en alianza con la prensa hampona, han tratado de tiznar a la 4T, y lo peor, de engañarlo a usted con testimonios e imágenes falsas de personas que se quejan de un servicio, que si bien no es como el de Canadá o los Países Bajos – lo será muy pronto como lo prometió AMLO- tampoco es peor que como estaba en las administraciones priistas y panistas que antecedieron a esta Cuarta Transformación.

Y, si usted fue al IMSS o cualquier otra institución oficial de salud y por casualidad no recibió algún medicamento o servicio, no es que no haya dinero o que se haya realizado algún recorte presupuestal, no es por ahí. Se trata de que se está luchando contra la corrupción, y para evitar que los vivales de los laboratorios o distribuidores sigan haciendo trampa se cerró la llave de las compras, pero ya pronto se abrirá, no se desespere, y lo más importante, no crea en lo que sus ojos ven o leen en los medios pues, con sus honrosas excepciones, tratan de manchar a la inmaculada Cuarta Transformación.

Pero, las infamias no acaban con la siembra de estos fifís encubiertos, no señor, no señora, aún hay más bajezas.

Según los neoliberales y conservadores, el gobierno de la 4T no suelta la lana del presupuesto porque la está redireccionando a sus programas sociales para entregarle dinero constante y sonante a su clientela electoral. Qué poca….verdad hay en sus palabras, estos neoliberales mienten como respiran, es falso.

Si el dinero no se gasta es porque se está protegiendo de la corrupción, está bien guardado para alejarlo de los empresarios voraces que junto con los gobiernos neoliberales sangraron el sistema de salud.

Así que si no hay proveedores honrados, lo mejor es guardar el dinero hasta que vengan los honestos.

Y si una persona de edad avanzada se queda sin sus medicamentos, pues tendrá que resistir un poco mientras aparece un proveedor honesto que no infle los precios o que quiera llevarse su tajada en la venta.

Y si necesitan alguna medicina de manera urgente, para eso está su ayuda bimestral. Y si quieren más dinero para darse un lujito burgués ajeno a la pobreza franciscana, pues que cuiden a sus nietos y les paguen los vaquetones de sus hijos que para eso reciben el apoyo de las guarderías.

Ya lo vio, ahí está el dinero, nada más que acomodado de otra forma para ponerlo lejos de la mafia del poder y cerca de la gente. Y si es el caso de que esa gente quiera ir y votar por Morena, pues eso ya es otra cosa, nadie los obliga, en todo caso, eso es ser agradecido.

Y sí, quizá muchos de estos mexicanos que hoy, a consecuencia de esta lucha anticorrupción, dejen de recibir a tiempo sus medicamentos, no vivirán en 2024 para ver un país con un sistema de salud de clase mundial, con una economía en pleno crecimiento, sin violencia, y sin corrupción, pero será gracias a su sacrifico que México se habrá transformado, serán los héroes de la 4T.

ME CANSO GANSO: “No se está despidiendo a nadie, a nadie. Es propaganda, es para afectarnos. Ya ven cómo es el hampa del periodismo, no todos desde luego, pero en el hampa del periodismo se usa mucho que la calumnia cuando no mancha, tizna”. Nuevamente, él tiene otros datos, que no lo dude, seguro son los correctos, pero ¿y los recortes denunciados en su renuncia-denuncia por el director del IMSS? ¿A esa denuncia que se la lleve la tiznada?

ME CANSO GANSO II: Y usted que cree que las coincidencias no existen. En medio de la estruendosa renuncia de Germán Martínez al IMSS, seguida de la carta en la que revela la aguda crisis que vive el Seguro Social, y denuncia la intención de desviar recursos del instituto hacia otros proyectos del gobierno, despierta un caso de corrupción que por años había estado dormido, y anuncian con bombo y platillo que inhabilitan al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, aunque el castigo a Lozoya huele más a perdón. Coincidencias de la vida, tantas crisis, tanto espacio, tantos corruptos y coincidir.

***Fotografía: Archivo / EL UNIVERSAL