AMLO, seis meses de logros

Arlequín

Por: Arlequín

No, no se ría, no es broma. Este primero de diciembre Andrés Manuel López Obrador no tomará posesión como Presidente de la República, eso será solo un trámite, lo que verdaderamente sucederá es que rendirá su primer informe de gobierno. “Seis meses de logros”, debieran decir los anuncios en radio y televisión a nivel nacional.

¿Lo duda? Ahí le van los argumentos y usted mismo se convencerá.

En solo un semestre y sin ninguna atribución real y legal ha realizado una consulta ciudadana; salvado un lago; castigado a una minoría rapaz de empresarios que se querían agandallar unos terrenos en Texcoco; iniciado el proyecto de un nuevo aeropuerto internacional y el de un tren; hizo ya un rescate bancario, o de banqueros que es casi lo mismo; ya tiene lista su fuerza militar anticrimen y entregó su cuerpo y alma a la patria: “Yo ya no me pertenezco, estoy al servicio de la nación”, dijo.

¿Qué más le puede usted pedir? ¿Ah quiere más? Pues, me canso ganso: también armó un gabinete de hombres y mujeres que no solamente están sentados esperando el día de tomar posesión de sus cargos, sino que les echó la bendición y los envió al campo de batalla, y ahora ya mandan más y operan más que el gabinete oficial, que bien podría decirse se ha convertido en un gabinete en la sombra.

¿Ah, no lo cree? ¿Últimamente que nombres y apellidos ha escuchado más? ¿Javier Jiménez Espriú o Gerardo Ruíz Esparza? ¿Rocío Nahle o Pedro Joaquín Coldwell? ¿Marcelo Ebrard o Luis Videgaray? ¿Sabe usted quién es Otto Granados, lo ha visto por algún lado? ¿Ha escuchado hablar de Eviel Pérez? No solo se impone un informe presidencial el 1 de diciembre, sino que ya de una vez los secretarios entrantes deben de comparecer ante el Congreso para explicar lo que han hecho en este semestre, la glosa, pues.

Y más aún. Este cambio es de tal velocidad y va, como diría otro prócer, hacia “arriba y adelante”, que ya hasta hubo un cambio en el gabinete, salió el canciller designado en principio, Héctor Vasconcelos y entró al relevo Marcelo Ebrard, quien, por cierto también es un hombre inquieto, pues ya vio a Donald Trump dos veces en menos de un semestre. Hay muchos cancilleres del mundo que nunca verán al presidente de Estados Unidos, pero el de AMLO quizá ya hasta “rompió el turrón” con el hombre de la blonda cabellera y el prominente copete.

mexico-oilpolitics_60001489.jpg
Fotografía: Archivo / EL UNIVERSAL.

Y, si todo lo anterior no le alcanza y usted aún le regatea el esfuerzo al Presidente electo, solo tome en cuenta una cosa: todas estas acciones de gobierno las ha logrado sin cobrar ni un solo pesito. Ya vendrá el tiempo de disfrutar de sus 108 mil mensuales, pero por el momento, todo ha sido de oquis, recuerde que él ha dicho que no es un ambicioso vulgar. Además, lo ha logrado sin avión presidencial, sin Estado Mayor, sin vehículos blindados. Eficiencia pura.

Bueno, ha resultado tan eficiente el trabajo del Presidente electo que hasta se ha tomado algunos fines de semana para viajar con su familia, pues a veces el ganso se cansa.

Y cómo irá de avanzado su mandato que ya hasta tuvo su primera marcha en contra de una de sus acciones de gobierno, eso sí es digno de inscribirlo en libro de récords de Guinness.

Esta misma semana, como para no relajar el músculo, dio luz verde olivo a su plan de seguridad y para mantener la tradición de sus antecesores Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, utilizará a las fuerzas armadas, que tanto fueron demonizadas por una buena parte de sus seguidores, como los ángeles guardianes de la seguridad interior. Ernesto Zedillo creó la Policía Federal Preventiva; Vicente Fox la Agencia Federal de Investigación; Felipe Calderón la Policía Federal y Enrique Peña la Gendarmería. Sin embargo, esos cuatro ex presidentes le vienen guangos a don Andrés Manuel, pues todos ellos crearon sus policías siendo presidentes en funciones, y él, sin la necesidad de banda presidencial de por medio, ya tiene su Guardia Nacional.

A estas alturas, seguro ya se convenció de los seis meses de logros del Presidente electo, y todos aquellos pregoneros que temen que se quede en el gobierno más de un sexenio, pueden dormir tranquilos, pues al paso que lleva dentro de tres años, cuando se someta al referéndum revocatorio, lo más seguro es que el pueblo bueno, que nunca se equivoca y que no es tonto, seguramente decidirá que don Andrés Manuel ha hecho ya tanto por el país y que la cuarta transformación no le supo ni a melón, que bien se merecerá ir a casa con los suyos y dejar que alguien más arranque con una quinta transformación.

Para entonces, seguro, algún ciudadano agradecido ya habrá propuesto que la Avenida Juárez se llame Avenida López, o que se erija en su honor algún monumento en el espacio que hay entre el Hemiciclo a Juárez y el Palacio de Bellas Artes. Y quien sabe, quizá, solo quizá, el billete de 500 pesos tenga un nuevo héroe nacional que sustituya al Benemérito de las Américas.

***Fotografía: Andrés Manuel López Obrador. (AFP)

Comentarios