AMLO sí cambia de opinión… a veces

Ana Paula Ordorica

El Ejército no solo no regresa a sus cuarteles. Está aquí para quedarse y lo hará reforzado con 50 mil elementos que conformarán la Guardia Nacional

¿Qué le dijeron, de qué se enteró o qué vio Andrés Manuel López Obrador desde su triunfo hasta hace unos días para haber cambiado de opinión respecto al Ejército y su presencia en las calles?

De haber dicho que su estrategia de seguridad arrancaría por regresar al Ejército a sus cuarteles, ahora ha presentado su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 mediante el cual anuncia la creación de una Guardia Nacional que será entrenada por y subordinada a los mandos militares.

Es decir, el Ejército no solo no regresa a sus cuarteles. Está aquí para quedarse y lo hará reforzado con 50 mil elementos que conformarán la Guardia Nacional.

En el Plan aquilata la crisis tan grave de seguridad que vive México aduciendo que es de proporciones no vistas desde los tiempos posrevolucionarios. “El próximo gobierno recibirá una seguridad en ruinas y un país convertido en panteón”.

Nadie puede negar que la inseguridad está desbordada. Como dato al margen que refuerza esta situación, en estos momentos se está llevando a cabo el juicio a Joaquín El Chapo Guzmán, con lo que por primera vez un narcotraficante extranjero está siendo sometido a juicio en Estados Unidos. Los demás criminales del narco que son extraditados a Estados Unidos se han declarado culpables y con ello han evitado un juicio y han buscado reducir sus condenas cooperando con las autoridades estadounidenses.

El Chapo no. El Chapo se ha declarado inocente y el primer testigo, Jesús Zambada García, quien fuera su jefe de logística durante años, cabeza del Cártel de Sinaloa en la Ciudad de México y hermano de Ismael Zambada, ahora está declarando en contra de El Chapo, con lo que empezamos a conocer detalles sobre estos criminales que tienen a México como guarida de delincuentes y también, como dice el documento de AMLO, convertido en un panteón.

Otro de los posibles testigos es Dámaso López Núñez, El Licenciado, quien como subdirector de Seguridad y Custodia del Penal de Puente Grande fue la autoridad que ayudó a El Chapo a escapar de prisión en el 2001.

Así que inseguridad, presencia del narco, cooptación e infiltración de cuerpos de seguridad no son nuevos en México ni desconocidos para AMLO.

Por ello vale la pregunta: ¿qué vio o que le hizo a AMLO cambiar de opinión respecto a la labor del Ejército y la creación de una Guardia Nacional? Sabemos que estos virajes de opinión no son comunes en López Obrador. La mejor muestra ha sido el tema del NAIM. Muchos creyeron que AMLO cambiaría de opinión y se pronunciaría por continuar con su construcción dada la importancia del proyecto y el costo de cancelarlo, pero no, AMLO no cambia fácilmente de opinión. Salvo ahora.

De ser alguien que ha desconfiado del Ejército, pasará a depender de ellos para intentar solucionar la inseguridad del país. Habla de que hasta la ONU tiene un Ejército de Paz, que respeta los derechos humanos y que eso buscará de la Guardia Nacional.

Con ello da un giro de 180 grados que debe tener perplejos a varios de sus simpatizantes porque hará exactamente lo que prometió no hacer.
 

APOSTILLA: las comparaciones suelen ser odiosas, pero también ilustrativas. En Estados Unidos Donald Trump está teniendo que defender a su hija Ivanka por el uso de su correo personal para temas de su trabajo en la Casa Blanca. Ivanka no conocía las reglas y, en todo caso, no fue para enviar información clasificada, es la justificación de Trump. Ésta resulta irónica ya que fue la misma argumentación de Hillary Clinton cuando Trump la acusó y pidió se le encarcelara por el uso de su correo personal cuando era secretaria de Estado.

Aquí en México AMLO hace algo similar con el tema de sus consultas. Lleva años pidiendo transparencia e imparcialidad en el voto. Cuando mi compañero Carlos Loret le preguntó en Tercer Grado qué estaría diciendo él sobre el método de sus consultas para el NAIM y el Tren Maya si éste fuera utilizado por el PRI, AMLO se justificó diciendo “no me confundas”, sin admitir que, como Trump con Hillary e Ivanka, prometen y exigen algo que no están dispuestos a cumplir ellos mismos. Quizás se creen moralmente superiores.
 

 

@AnaPOrdorica
 www.anapaulaordorica.com

Comentarios