Se encuentra usted aquí

¿No necesitamos Fuerzas Armadas?

03/07/2019
04:52
-A +A

Hace dos días, en una entrevista concedida al diario La Jornada, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó lo siguiente: “Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional, declararía que México es un país pacifista que no necesita Ejército y que la defensa de la nación, en el caso de que fuese necesaria, la haríamos todos. Que el Ejército y la Marina se convertirían en Guardia Nacional para garantizar la seguridad. No lo puedo hacer porque hay resistencias. Una cosa es lo deseable y, otra, lo posible.".

¿Tiene razón el presidente? ¿México no necesita Ejército, Fuerza Aérea o Marina Armada? ¿Es deseable que todos los integrantes de las Fuerzas Armadas pasen a la Guardia Nacional y se dediquen a tareas de seguridad pública? Yo opino que no, por las siguientes razones:

1. Las Fuerzas Armadas tienen tareas indeclinables que no pueden ser realizadas por la Guardia Nacional. Entre estas, se cuentan la vigilancia del espacio aéreo, el patrullaje de costas y mares, la protección de la integridad territorial del país, el resguardo de instalaciones estratégicas, la provisión de apoyo a la población en casos de desastres naturales, etc. La seguridad no se limita ni puede limitarse a la persecución o disuasión de delincuentes.

2. El argumento parte del supuesto de que México no enfrenta amenazas externas. Después de lo vivido en el último mes, después del chantaje (exitoso) de Donald Trump a nuestro país, esa premisa no parece muy defendible. Como lo he argumentado previamente en estas páginas, Trump se irá tarde o temprano, pero el trumpismo permanecerá en el escenario político estadounidense por largo rato. Y eso significa que algún gobierno futuro de Estados Unidos pudiera ser aún más agresivo con México que el actual. Enfrentar ese futuro sin algún tipo de capacidad militar resulta francamente aventurado.

3. Por otra parte, el vecindario geopolítico de México se está desestabilizando. Venezuela está a no muchos pasos de una guerra civil que pondría de cabeza a la región entera. El futuro de Cuba depende en buena medida del desenlace de la crisis venezolana y no es impensable un escenario de transición desordenada y violenta en la isla. Algo similar puede decirse de Nicaragua. Y los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras) enfrentan retos enormes de gobernabilidad que pueden desbordarse en cualquier momento. Frente a ese panorama, dejar a México sin algún tipo de alternativa militar para hacer frente a una multiplicidad de posibles crisis parece una imprudencia.

4. Además de riesgos, el país tiene obligaciones globales. México ya participa (marginalmente) en misiones de mantenimiento de la paz o ayuda humanitaria fuera de territorio nacional. Con toda probabilidad, las presiones para que aumente su compromiso en ese tipo de operaciones van a ir en aumento sostenido. Y más allá de las exigencias de países extranjeros y organismos multilaterales, si México quiere jugar un rol importante en el mundo y participar en la definición del orden internacional, va a tener que contribuir a la solución de problemas más allá de nuestras fronteras. Y eso, en algunas ocasiones, va a requerir personal militar.

En resumen, dado nuestro entorno de seguridad y nuestra posición en el mundo, hay un argumento para aumentar las capacidades de nuestras Fuerzas Armadas, no para disminuirlas y menos para eliminarlas. Tal vez México pueda y quiera ser un país pacifista, como sugiere el presidente López Obrador, pero el mundo es un lugar peligroso, nos guste o no.

[email protected]. @ahope71