¿Sumar para restar?

Alberto Barranco

Ante la posibilidad latente de un colosal fiasco de cara a la primera generación de trabajadores en reclamo de pensión digna bajo el Sistema de Ahorro para el Retiro y sus cuentas individuales, se está planteando inyectar a las cuentas de las afore una parte de lo aportado al Infonavit.

Concretamente, organizaciones como el Centro de Estudios Espinosa Yglesias hablan de traspasar dos puntos porcentuales de la aportación de la subcuenta de vivienda a la de retiro.

Lo cierto es que la posibilidad existe desde 1997, cuando se modificó la Ley del Infonavit, sólo que ésta surte efectos cuando el trabajador ya está tramitando su retiro.

El monto varía si no se ha obtenido un crédito en las diversas modalidades.

La paradoja del caso es que si se hiciera efectiva la propuesta de traspaso inmediato los trabajadores perderían una opción más redituable para multiplicar sus ahorros.

Por inaudito que parezca, el rendimiento ofrecido por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores en materia de inversión es mayor al que ofrecen las administradoras de fondos para el retiro.

Metidos al detalle, en los últimos cinco años la Subcuenta de Vivienda ofreció una tasa de interés promedio a los usuarios de 6.37%, en tanto la Siafore Básica 2 llegó a sólo 5.82%.

Aunque la posibilidad de apuestas no es idéntica, el caso es que desde hace años el acumulado en el Infonavit no registra minusvalías, es decir, saldo negativo en materia de rendimiento, por tanto merma para el capital. De hecho, la ley que le rige le impide al instituto registrar minusvalías, lo que le obliga a invertir 90% de su cartera de créditos hipotecarios.

En el 10% restante adquiere papeles emitidos por fideicomisos conocidos como Fibras. Últimamente, por ejemplo, adquirió Certificados de Capital de Desarrollo lanzados a favor de la Fibra Educa.

Las sociedades de inversión de las afores operan con un portafolio que les permite desde la adquisición de bonos de deuda emitidos por el gobierno federal hasta acciones que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores y similares a nivel internacional, además de bonos privados orientados a infraestructura o compra de activos inmobiliarios.

En la fórmula del Infonavit se acumulan reservas y adicionalmente se fortalece el patrimonio con reinversión sobre resultados netos. La tasa que cobra el organismo a los usuarios de crédito es de 12% anual fijo en un plazo de pago que pueda alargarse 30 años.

El fondo se nutre con una aportación patronal equivalente a 5% del salario de los trabajadores inscritos.

Si extrapolamos resultados a 10 años, el rendimiento de la subcuenta de vivienda alcanzó un promedio de 6.52%, en tanto el de la Siafore Básica llegó sólo a 5.85%. La tasa máxima, 9.40%, se alcanzó en 2016.

Además de prohibir minusvalías, la ley obliga al Infonavit a registrar rendimientos mínimos sobre el ahorro acumulado.

Naturalmente, siendo una instancia orientada hacia una vocación social, el instituto no cobra comisiones a los usuarios.

En el esquema de las afores, éstas en conjunto han ganado por este concepto desde su creación 430 mil 88 millones de pesos, equivalentes a 14.7% de la masa de recursos acumulados.

La exigencia del traspaso de los recursos argumenta que el Infonavit tiene mayor liquidez de la requerida, por más que su acción resulta insuficiente frente a la demanda. Sin embargo, sería absurdo abrir un agujero para tapar otro, con la novedad de que el supuesto beneficiado resultaría damnificado.

Paradojas de la vida.

Balance general. Colocada en la mira del Congreso de la Ciudad de México la revisión de los contratos pactados con los concesionarios de vialidades de cuota, tras revelarse que la ganancia para el concesionador es de sólo 1% de los ingresos totales, hete aquí que durante el gobierno de Marcelo Ebrard hubo un intento de OHL de adquirir todo el largo del segundo piso del Periférico.

Como usted sabe, el tramo que se construyó durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue bajo el marco de paso libre. El caso es que, consultado éste por su sucesor, la negativa fue contundente.

El interés de OHL era cobrar peaje de punta a punta, es decir, desde el entronque con la carretera México-Querétaro hasta la salida a Cuernavaca.

Lo que no se sabe es de qué monto sería la oferta… y bajo qué condiciones.

Yo no fui. En la fase previa para que la Secretaría de la Función Pública desahogara el procedimiento administrativo sancionatorio sobre el caso del socavón abierto en el Paso Exprés o libramiento de Cuernavaca, hubo presiones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que la culpa se volcara sobre las empresas contratistas.

Estamos hablando de Aldesem, filial de la española Aldesa, y de Epccor, derivada de Gutsa Infraestructura, de Juan Diego Gutiérrez Cortina, administrada por sus hijos.

El problema es que éstas mostraron sendas cartas enviadas al delegado de la instancia de Morelos con copia a los responsables de la obra, en que se alertaba de una fuga de drenaje que podría provocar un hundimiento.

Inhabilitados los funcionarios responsables, ahora la Comisión Nacional de los Derechos Humanos reclama que el asunto se denuncie penalmente, dada la pérdida de dos vidas.

Ni fu ni fa. Aunque el punto emotivo fue un homenaje al presidente del Club de Industriales, José Carral, activo y productivo a sus 96 años, pasó de noche un evento organizado por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) en el marco de su primer centenario.

A la entrega de reconocimientos a los ex presidentes del organismo le empañó el que no se haya invitado a familiares de aquellos que han fallecido.

Desde otro ángulo, se perdió la oportunidad del recuento del organismo en la transformación del país.

Fibra para tren. De acuerdo con las empresas del sector turístico, el financiamiento del Tren Maya podría darse vía la emisión de Certificados de Capital de Desarrollo, CKD’s, emitidos por un fideicomiso para obras de infraestructura (Fibra) orientado al marco.

Algo así como el que surgió en específico para proyectos energéticos. La gran pregunta es si habría suficiente apetito frente a un escenario que parece haberse saturado, y en alguna forma contaminado.

Existen fibras para desarrollo inmobiliario, plantas o parques industriales, plazas comerciales y, recientemente, complejos educativos.

El caso es que algunos de los papeles de deuda emitidos están sufriendo minusvalías en su costo, como en el caso de los de Fibra Uno y Fibra Shop.

En el escenario gravita la grave situación financiera que enfrenta la empresa Perforadora Oro Negro, financiada, justo, por el esquema, colocándose en riesgo los papeles adquiridos con el ahorro de los trabajadores para su retiro.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios