Sabotaje en elección de CCE

Alberto Barranco

Designado Carlos Salazar Lomelín como candidato “de unidad” a la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial con el voto favorable de seis de los siete organismos integrantes, la posibilidad de mostrar un frente unido para la interrelación con el nuevo gobierno la resquebrajó un insólito

Designado Carlos Salazar Lomelín como candidato “de unidad” a la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial con el voto favorable de seis de los siete organismos integrantes, la posibilidad de mostrar un frente unido para la interrelación con el nuevo gobierno la resquebrajó un insólito.

Hete aquí que el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega Domínguez, decidió no sólo autopostularse para la pelea, sino colocar a su vez por su cuenta a dos candidatos más.

Estamos hablando de los expresidentes de la Concamin y Concanaco, Manuel Herrera Vega y Luis Antonio Mahbub Sarquís.

La postulación llegó vía sendas cartas con el membrete del organismo al secretario del Consejo Nacional de la cúpula de cúpulas, Luis Miguel Pando, el 28 de noviembre.

Naturalmente, la presencia de cuatro en el ring no sólo daba idea de división, sino complicaba el proceso. Había pues que cernir a uno para dejar una terna y someterla a la consideración del Comité Directivo, es decir otra vez los siete presidentes de los organismos afiliados.

Para enrarecer más el ambiente, De la Vega anunció que pelearía por su reelección, lo que en el papel lo dejaría fuera de la contienda… pero sin comunicarlo oficialmente.
La maniobra, con perfil de sabotaje, provocó la molestia de dos de los expresidentes del Consejo Nacional Agropecuario, Benjamín Grayeb Ruiz y Juan Carlos Cortés García, quienes canalizaron su protesta directamente al actual dirigente.

En la misiva se le reprocha el haber postulado a aspirantes ajenos al organismo, a sabiendas de que las confederaciones a las que pertenecían no los habían apoyado.
Peor aún, le recuerdan que la acción se realizó sin consultar ni contar con la aprobación de los órganos de gobierno del CNA, es decir la Comisión Ejecutiva y el Comité Directivo.

El caso es que la respuesta fue enviarles un oficio en el que se les “destituye” como consejeros del organismo, lo que se calificó de contrario al comportamiento democrático, institucional y transparente que debía tener el CNA.

“México, dicen los exdirigentes en su respuesta al golpe ilegal, se encuentra en una nueva etapa en la cual el sector empresarial sumará y colaborará en la construcción del México que todos queremos con el nuevo gobierno que hemos elegido”.

La pregunta es si la acción la provocó un capricho personal del bronco ex dirigente del Consejo Nacional de Productores de Papa, o fue resultado de una consigna para debilitar al organismo cúpula de cúpulas.

En una reunión el pasado 13 de diciembre, con la presencia del secretario de Agricultura, Víctor Manuel Villaseñor, De la Vega había dicho que la candidatura de Salazar Lomelín era una imposición de la cúpula del poder.

Por lo pronto, hoy se elige a éste, ex director general de Fomento Económico Mexicano (FEMSA), como sucesor de Juan Pablo Castañón.

Balance general

Criticado acremente por la oposición por carecer de galones que le acrediten en el puesto, dada su condición en ingeniero agrónomo, hete aquí que la fracción de Morena en el Senado ha colocado una iniciativa de reforma que, de ser aprobada, le daría mayores facultades al director general de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero.

La ruta lo colocaría en posición de tomar decisiones sin consulta previa al Consejo de Administración de la empresa.

La paradoja del caso es que el escenario es contrario a un planteamiento que analiza el gobierno lopezobradorista de reforzar las facultades de los Consejos de Administración de las empresas productivas del Estado, bancos de desarrollo y aún instancias tripartitas, vía la figura de consejeros profesionales.

En la alternativa se reducirían las sillas de representación sindical y de la causa patronal, colocando a la gubernamental en posición que permita el equilibrio.
 
Cobro de facturas

Ensoberbecido por la curul del partido que le permitió llegar al Senado, el dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia un día sí y otro también habla de promover el endurecimiento de leyes para poner en jaque a las firmas extractivas con la mira en el Grupo México, Altos Hornos de México y Grupo Peñoles, a quienes acusa de provocar su exilio.

Lo curioso del caso es que la flecha pareciera no apuntar hacia las firmas canadienses acusadas de depredación al utilizar esquemas poco ortodoxos para la extracción.

Como recordará usted, Canadá le concedió a Gómez Urrutia no solo asilo, sino la ciudadanía.
 
Cambio de estafeta

Por problemas de agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador, la toma de posesión de Carlos Salazar Lomelín como presidente del Consejo Coordinador Empresarial se realizará el miércoles 27 de febrero.

La intención es realizar una ceremonia en que se exhiba la unidad del sector.
 
¿Peor el remedio?

De acuerdo con los cálculos de los técnicos de CitiBanamex, si se extendiera 46 días más el desabasto de gasolinas el impacto al Producto Interno Bruto sería de 0.13% ciento.

Por lo pronto, se habla ex pérdidas por 39 mil millones de pesos.

De acuerdo con ello, los efectos secundarios de la medida para combatir el robo de combustibles a Pemex son superiores a los ahorros logrados, dada la diferencia abismal en el costo del transporte por ductos al de tierra.

Lo cierto es que de acuerdo con el gobierno, los beneficios de cerrar la llave de las gasolinas a saqueadores le redituarán a Pemex en el mediano plazo.
 
¿Más deuda?

La colocación por parte del nuevo gobierno de su primera emisión de bonos de deuda por 2 mil millones de dólares provocó más de un levantamiento de cejas ante las promesas de cero deuda durante este año.

Sin embargo, la emisión apunta a una operación de refinanciamiento, es decir canjear deuda nueva por vieja en condiciones menos asfixiantes.

La intención es mantener la ruta de amortizaciones con la venta de activos improductivos como las plantas de fertilizantes adquiridas por Pemex, además de invertir en firmas cuya participación no le arrienda ganancias al país, como es el caso de la petrolera española Repsol.

[email protected]

Comentarios