Denuncian despidos en Cátedras Conacyt
La investigadora Heréndira Telléz Nieto elaboraba un repositorio de lenguas indígenas del noroeste del país. CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL

Denuncian despidos en Cátedras del Conacyt

06/01/2020
00:09
Leonardo Domínguez, enviado
-A +A
Siete investigadores que formaban parte del programa acusan que dejaron de recibir pagos aunque cumplieron con los trámites

Desde hace cinco años, Yadira Bastián Hernández trabajaba con biomarcadores para el diagnóstico temprano de enfermedades crónicas como la artritis reumatoide o diabetes, éste último, un padecimiento que es la segunda causa de muerte en México. Mientras que Heréndira Telléz Nieto elaboraba, desde hace dos años, un repositorio de lenguas indígenas del noroeste del país, idiomas que han sido poco documentados. Aunque las investigadoras han aprobado sus evaluaciones, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) decidió despedirlas por una falla técnica en la plataforma digital y dejar a la deriva sus proyectos.

Siete doctores del programa “Cátedras Conacyt” señalan que, de forma arbitraria, sus contratos fueron rescindidos. Explican que, por problemas internos de la plataforma de este organismo, en septiembre las autoridades no tomaron en cuenta sus evaluaciones anuales, a pesar de que las subieron en tiempo, y que por ello fueron destituidos. No es la primera vez que en Conacyt suceden estos errores, anteriormente, jóvenes de posdoctorado en el extranjero denunciaron que por fallas similares no se les renovó su beca.

“La forma en la que fuimos despedidos ha sido lamentable. Se trataba de un proceso de evaluación; a mi contrato le restan cinco años, pero al final por una falla ajena nos dejan fuera; no tomaron en cuenta el trabajo que uno viene haciendo ni la importancia que tiene. Ni siquiera nos evaluaron”, señala la doctora Yadira Bastián Hernández, que formaba parte de la Unidad de Investigación Médica de Zacatecas, del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Desde el 15 de octubre, el Conacyt ha suspendido el pago a estos catedráticos, que van desde las ciencias exactas hasta las sociales, que fueron contratados por un lapso de 10 años y la mayoría apenas cursaba la mitad. Sin embargo, hasta el momento no han recibido una notificación formal del cese ni una explicación de motivos. Sólo tuvieron una llamada telefónica –narran los investigadores— del subdirector de Evaluación y Seguimiento del Programa Cátedras, Diego Axel López, anunciándoles el despido.

"La doctora María Elena Álvarez-Buylla (directora de Conacyt) ha dicho que quiere darle prioridad a los jóvenes, a las mujeres, a las humanidades pero en los hechos esto no lo cumple. Hay una intención muy clara de cerrar el programa Cátedras, con este método de ir despidiendo de poco a poco y de manera injustificada”, apunta Heréndira Telléz que estaba adscrita a la Universidad de Sonora.

Al inicio de su gestión, la directora de Conacyt amagó con desaparecer este programa, incluso calificó a los catedráticos como los “colgados de la nómina”. Tras el escándalo que causaron sus declaraciones, la funcionaria reculó y aseguró que respetarían los contratos que ya habían firmado con los investigadores, además de que se abrirían 99 plazas.

“Cátedras Conacyt” arrancó en 2014 como el programa insignia del gobierno de Enrique Peña Nieto en materia de ciencia, con el fin de atraer y retener a investigadores altamente calificados, que tuvieran doctorado o posdoctorado, de distintas áreas. El proyecto inició con un presupuesto de 550 millones de pesos y buscaba incorporar, al final de la administración, a más de 3 mil jóvenes pero sólo logró la mitad.

“El problema de este Conacyt es que no tiene idea de cómo manejar el programa “Cátedras”, en especial no han visualizado el alcance y beneficios de estos proyectos que están enfocados a la agenda nacional. Creo que no saben cuáles son nuestros proyectos, cuáles son los impactos que estamos generando dentro de la sociedad”, expresa la doctora Berenice Solís, quien también fue afectada y que se dedicaba al proyecto “Resiliencia social de pequeñas localidades rurales en zonas de escasa accesibilidad ante los desastres”, en el Centro de investigaciones en Geografía Ambiental de la UNAM Morelia.

La trascendencia

Berenice Solís describe que parte de su trabajo era generar estrategias en comunidades indígenas de la sierra costa de Michoacán para hacerle frente a fenómenos como huracanes o precipitaciones intensas. Además de establecer gestores comunitarios para que estos conocimientos puedan preservarse y difundirse en estas pequeñas localidades.

La doctora Yadira Bastián cuenta que el despido no sólo la afecta ella sino también a sus dos estudiantes de doctorado y tres de maestría que tenía a su cargo. La científica describe que su investigación sobre el diagnóstico temprano de enfermedades crónicas permite “que los sistemas de salud ahorren dinero en las hospitalizaciones y tratamientos de pacientes. Por ejemplo, la artritis reumatoide es una enfermedad incapacitante, que imposibilita hacer tareas tan sencillas como abotonar una camisa o amarrarte las agujetas; lo ideal es diagnosticarla tempranamente para tener un tratamiento adecuado y entonces, por lo menos, retrasar los daños lo más que se pueda”.

“Las Cátedras fueron creadas para dar oportunidades a los jóvenes que nos vamos graduando y no tenemos ninguna proyección. Ahora que nos despiden la pregunta es dónde va a haber trabajo para nosotros si no hay plazas”, señala José Saúl Arias, que se enfocaba en un proyecto sobre el estudio de desarrollo de celdas fotovoltaicas a partir de nitruros, que son más eficientes y más resistentes a la radiación por lo que son ideales para la industria espacial.

Te puede interesar: Conacyt despide a investigadores de manera injustificada

“La energía solar es una alternativa prometedora para sustituir a la de los combustibles fósiles debido a su enorme potencial energético y amabilidad con el medio ambiente. El material con el que trabajo ofrece un dispositivo de alta eficiencia para aplicaciones terrestres y espaciales, así que puede satisfacer los futuros requisitos energéticos globales. Por lo que es necesario mucha investigación y tecnología para explotar sus ventajas y poder convertirlo en una realidad para la fabricación de módulos fotovoltaicos a gran escala en el país”, puntualiza José Saúl, sobre la importancia de su Cátedra.

“Nos gustaría saber cuáles son las propuestas para darle empleo a los jóvenes porque hay mucho discurso pero no un mecanismo concreto”, señala Heréndira Telléz.

Agrega que el programa “Cátedras surgió de la necesidad de qué hacer con tanta gente con posdoctorado y que regresaban al país sin empleo. Se les daba espacio a los jóvenes en instituciones donde no había presupuesto para docentes, 80% de los catedráticos están fuera de la Ciudad de México”.

Silencio institucional

De acuerdo con José Saúl Arias, desde el 17 de diciembre se le envió una carta a la directora general de Conacyt, en la que le expusieron los problemas que hubo con la plataforma, con la intención de encontrar una solución juntos. Pero hasta la fecha, ningún funcionario de Conacyt les ha dado respuesta. Arias agrega que también le envió misivas a Carmen de la Peza, directora de Desarrollo Científico de Conacyt. Los investigadores consultados por EL UNIVERSAL apelan a tener un diálogo con las autoridades pero sólo hay silencio.

“Buscamos que en Conacyt nos escuchen, que entiendan que esa plataforma no es la adecuada, que somos científicos que estamos generando resultados, que tenemos un impacto en la sociedad y que por cuestiones administrativas han parado nuestra investigación”, destaca Berenice Solís.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios