Se abren paso entre mezcla y varillas

En México la participación de la mujer en obras es de 3%

Se abren paso entre mezcla y varillas
La diferencia en la paga entre hombres y mujeres en el sector de la construcción es amplia, advierte el BID. Foto: ESPECIAL
Cartera 08/03/2020 01:22 Leonor Flores Actualizada 07:00
Guardando favorito...

Si bien cada vez es más notoria la participación de la fuerza femenina en el sector de la construcción, en México todavía es baja respecto al promedio que registran otros países en América Latina y el Caribe.

Por eso aún llama la atención ver a mujeres trabajando como auxiliares en una obra en construcción, pues todavía sobresalen entre la mayoría de los hombres.

Se les ve sobre todo a las más jóvenes acarreando cubetas, subiendo por los andamios e incluso operando maquinaria pesada en las grandes construcciones.

En México la participación de las mujeres en el sector de la construcción es de 3%, mientras que el promedio de la región es de 2%; la tasa más baja es de 1% y la más alta de 6%, de acuerdo con datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El nivel del país es muy similar al de Brasil, pero se encuentra por debajo de Chile y Colombia, que tienen 4%, mientras que en Bolivia, Uruguay y Paraguay es de 5%.

Sin embargo, la diferencia en la paga entre hombres y mujeres en este sector es amplia. El BID señala que esto se debe a que en actividades que requieren mano de obra calificada o mayor riesgo el salario es mayor, además de que son trabajos casi siempre exclusivos para los varones.

Por eso, el organismo internacional considera que es importante que los roles de género puedan diversificarse, para poder integrar más a las mujeres más calificadas para operar maquinaria.

El BID pone de relieve que en materia de desigualdad de género en el trabajo, las cifras hablan por sí solas: la participación de la fuerza femenina es de 51.5% frente a 71.7% de los hombres.

También son las que más sufren por el desempleo, pues en el caso de ellas enfrentan una tasa de 9.5%, contra una de 6.8% para los varones.

La brecha salarial, es decir la diferencia entre lo que gana una trabajadora del sexo femenino y uno del masculino es reveladora, pues ellas cobran un 15% menos, de acuerdo con datos de la Organización Mundial del Trabajo (OMT).

Lo peor, señala el BID, es la segregación, ya que las labores tradicionalmente consideradas “femeninas” son las peores pagadas.

El BID cuenta la experiencia de Liza Chávez, una mujer paraguaya que opera una retroexcavadora y que los primeros días en que maniobraba esta maquinaria, sus compañeros la miraban sorprendidos.

En Nicaragua, Karen Cano dice que podría ganar más del doble, pero las labores para las mujeres en este sector son, por lo general, de ayudantes o repartidoras de comida.

Por eso se está capacitando para poder desempeñar un trabajo más calificado y poder ganar más.

Una situación similar se vio en México el viernes pasado, en el evento de la firma del Pacto para la Inversión en el Sector Vivienda y el Abatimiento de la Corrupción, en donde la mayoría de los trabajadores de la construcción que asistieron, eran hombres.

Ahí, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, notó ese detalle. Por eso, tras la entrega de reconocimientos de conclusión de estudios de primaria, secundaria y preparatoria, destacó la participación de mujeres, aunque fueran muy pocas.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios