Medidas para reestructurar deudas podrían distorsionar contabilidad de bancos: Citi

Aunque podrían ayudar a las personas y a las empresas, no resuelven el problema de raíz, que es la capacidad de pago, dice Citi

Medidas para reestructurar deudas podrían distorsionar contabilidad de bancos: Citi
Foto: Pixabay
Cartera 25/09/2020 15:56 Antonio Hernández Actualizada 16:07

Las medidas establecidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Públic (SHCP) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para reestructurar los créditos afectados por el golpe económico del Covid-19 podrían distorsionar la contabilidad de los bancos y afectar la originación de créditos sin garantías por parte del gobierno, dijo Citi.

“Nuestra opinión es que las medidas de la CNBV podrían retrasar el reconocimiento de préstamos en morosidad y dejar la contabilidad de los bancos distorsionada por más tiempo. Además, cuestionamos la voluntad de los bancos de aumentar la originación de préstamos sin garantías adicionales proporcionadas por el gobierno, en línea con la opinión de nuestro equipo económico de que la falta de apoyo fiscal dañaría las expectativas de crecimiento”, explicó la firma.

En un comentario sobre las medidas de reestructuración anunciadas por Hacienda y la CNBV del pasado miércoles, Citi explica que es probable que el nuevo programa de ayuda sea bienvenido por los clientes de los bancos y, hasta cierto punto, por los bancos, ya que proporciona cierta flexibilidad en la composición del capital y suaviza las ganancias al posponer los impactos de la morosidad en cierta medida.

Lee: Amplían apoyos a deudores de la banca; ponen condiciones

“Sin embargo, creemos que el nuevo paquete de soporte se centra principalmente en los síntomas (bajo origen y deterioro futuro de la calidad de los activos), en lugar del problema de raíz, que es la capacidad de servicio de la deuda de los clientes”, dijo.

Por su parte, Bank of America dijo que las medidas regulatorias son positivas para las personas y las Pymes que participaron en los programas de ayuda recomendados por las autoridades mexicanas en marzo y abril pasado, que permitieron el diferimiento de pagos de créditos bancarios de 4 a 6 meses. 

“Hemos visto que 91% de los clientes de Banorte y 86% de los clientes de Santander México ya están pagando y el 5% ya está reestructurado. En consecuencia, creemos que las nuevas medidas regulatorias podrían incentivar más reestructuraciones de la cartera crediticia de Banorte y Santander México”, explicó.

fbpt/jcgp

Comentarios