Suscríbete

Almacén de granos y mujeres

OTRAS
15/03/2016
00:53
-A +A
Apasionada de México y su cultura, estudió Sociología en la UNAM, se ha dedicado por más de 15 años a difundir y promover los atractivos turísticos, culturales e históricos de nuestro país a través...
OTRAS

¿Si el cuexcomate hablara? dijo con nostalgia don Félix, al referirse a aquella construcción tlahuica, que atraía la atención de los visitantes cuando el hombre invitaba a pasar al patio de la casa.

Parado justo frente aquella edificación hecha a base de tierra y de pasto seco, cubierta de varas entrelazadas con morrillos, zacate tejido y en la punta una olla de barro, con una ventana que simula una gran boca en la parte superior de la construcción; Félix nuevamente suspiró, este cuexcomate ya existía antes de que naciera mi papá, así es que usted dirá sino ha visto de todo al correr de los años.

En realidad aquella construcción voluminosa es una troje o almacén prehispánico, que conserva el maíz desgranado durante algunos meses, en la parte inferior tiene un dispensador que se taponea con unos olotes del propio maíz; pero como el almacén es sagrado pues se le respeta, por dentro es fresco, pero bien fresco, por eso se conservan bien las semillas.

Mi abuelo, continuó, Don Félix, tenía la costumbre de acostarse pecho a tierra y pegar bien, pero bien fuerte la oreja a la tierra, quesque para escuchar a los caballos que se aproximaban a la ranchería, porque este pueblo de Tecajec antes, no hace mucho, sólo era una pequeña ranchería de Yecapixtla, aunque no entendemos por qué, pos estamos más cercas de Temoac, si hubiera un puente llegaríamos rapidito en menos de 20 minutos andando, hora hacemos 40 caminado, pero si nos fuéramos andando hasta Yecapixtla eso si nos agarra lejos.

Como le decía, el abuelo escuchaba el trotar de los caballos que venían recio, eran los revolucionarios, pidiéndole a los campesinos que se sumaran al movimiento, que lucharan contra los hacendados, quesque nos habían quitado la tierra que era de nosotros por derecho; pero mi abuela y las mujeres se asustaban harto cuando oían que se acercaban los alzados, así es que corrían hasta el cuexcomate ponían una escalera de madera que mi abuelo escondía, después de que las mujeres jóvenes se subían para ser zampadas y según decían protegidas por la construcción; ahí permanecían horas y horas, hasta que se iban los alzados.

Imagínese usted la corredera y la angustia, por la que pasaban pos ya ve se decía tantas cosas de los revolucionarios, que, si se robaban a las chamacas, que a su paso agarraban las pocas gallinas que se tenían y como si eso fuera poco le quitaban el tapón de olotes al cuexcomate para llevarse algunos cuartillos de maíz.

Adentro las mujeres escondidas, permanecían en silencio para no ser descubiertas, continuó el relato del artesano, pero la cosa se ponía complicada cuando el nivel del maíz bajaba, entonces unas a otras se tapaban la boca para no delatarse, a Dios gracias nunca se las llevaron.

Tons, señorita, imagínese nomás todas las historias que nos puede contar el cuexcomate, si mi abuelo vivió hasta los 105 años y mi papá por ahí anda, y este amigo ha estado ahí, viendo cómo cambia la cosa, como se van unos y nos quedamos otros.

Manolita Recomienda. - El Tepozteco siempre te atrae, de vez en cuando incluso te pide que regreses, esa montaña mágica de Morelos que tiene una energía especial. La vista maravillosa desde la terraza del hotel Casa Fernanda, te permite meditar y encontrarte a ti mismo. En el muro de los deseos vale la pena detenerse y pensar en el equilibro que necesitamos para seguir viviendo, así es que se recomienda escribir los deseos en uno de los rollitos que se encuentran ahí encajados y posteriormente quemarlos con fe de que las cosas buenas están muy cerca de nosotros. Para los que aman el buen comer y el buen beber el restaurante La Veladora es una buena opción, la cocina es una baja-tepoz, que ha innovado en la región con platillos como los tacos de camarón, el pulpo a las brasas, carnitas de pato, la tradicional cecina y el guaxmole entre otros; los vinos de la cava todos son de origen mexicano, la mayoría del Valle de Guadalupe, haciendo un homenaje a los vinicultores de aquella región. www.casafernada.com

 

 

 

 

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

29 de January de 2019 07:07
08 de January de 2019 01:39
11 de December de 2018 02:34

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Manolita
Historias de sabor

You are here