Ex-militares ayudan en fuga de Ghosn

Ghosn fue arrestado en noviembre de 2018 en Japón, y escapó hacía Líbano el pasado mes de diciembre

Detienen a implicados en fuga de Carlos Ghosn
Autopistas 21/05/2020 17:00 Francisco Velázquez Actualizada 17:00
Guardando favorito...

Décadas antes de que una cámara de seguridad captara a Michael Taylor saliendo de un avión que transportaba a uno de los fugitivos más buscados del mundo, el antiguo Green Beret (Boina Verde) tenía una reputación ganada con esfuerzo por asumir tareas peligrosas.

Los Green Berets, de quienes Taylor formó parte, es una unidad de operaciones especiales del Ejército de los Estados Unidos, que están entrenados para diversas situaciones como emboscadas, retiradas, paracaidismo, empleo de armas de distintos calibres y pequeñas piezas de artillería.

Con el paso de los años, Taylor fue contratado por padres de niños secuestrados. Fue encubierto por el FBI para arrestar a una banda de narcotraficantes de Massachusetts. Y trabajó como contratista militar en Irak y Afganistán, una tarea que lo llevó a la cárcel de Utah en un caso de fraude federal.

im-188995.jpg

También lee: Nissan demanda a Carlos Ghosn por 91 mdd

Entonces, cuando Taylor estuvo vinculado a la fuga en diciembre del ex CEO de Nissan, Carlos Ghosn, de Japón, donde el ejecutivo esperaba juicio por cargos de mala conducta financiera, algunos en los círculos militares y legales de los Estados Unidos reconocieron de inmediato el nombre.

El miércoles, después de meses como fugitivos, Taylor, de 59 años, y su hijo, Peter, de 27, fueron arrestados en Massachusetts, acusados ​​de esconder a Ghosn en una caja de envío perforada con agujeros de aire y sacarlo de contrabando de Japón en un avión alquilado. Los investigadores todavía buscaban a George-Antoine Zayek, un colega libanés de Taylor.

El complot para liberar a Ghosn aparentemente comenzó el otoño pasado, cuando los operativos comenzaron a explorar terminales japonesas reservadas para aviones privados. Tokio tiene dos aeropuertos a poca distancia de la casa de Ghosn. Pero el grupo se instaló en la terminal privada en el Aeropuerto Internacional Kansai de Osaka, donde las máquinas utilizadas para el equipaje de rayos X no podían acomodar cajas grandes.

carlos-ghosn-1578363078903.jpg

"No huí de la justicia", dijo Ghosn a los periodistas después de resurgir. "Dejé Japón porque quería justicia".

El futuro de Carlos Ghosn es una auténtica incógnita. De momento, tratando de evitar un posible conflicto diplomático con Japón, el Líbano le ha prohibido salir de su territorio a la espera de que la Fiscalía General Libanesa reciba los detalles del caso desde el país nipón.

Ghosn está acusado de cuatro cargos por presunta mala conducta financiera durante su tiempo al frente de Nissan, de 2001 a 2018. El que fuera mandamás de la industria automotriz lo ha negado todo desde el principio, alegando que se trata de una persecución política e inculpando a la firma.

Temas Relacionados
Carlos Ghosn Nissan CEO
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios