22 | AGO | 2019

Zenith une dos tradiciones con El Primero Legend of Cohiba

16/12/2016
13:52
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A
La firma une lo mejor de su savoir faire con la maestría de "el rey de los Habanos" para crear un reloj con sabor único.

La década de los sesenta representó, para el siglo XX, una explosión cultural y creativa: desde la consolidación de la música pop como fenómeno de masas, hasta la reinvención de las artes plásticas o la rebelión de la poesía, diversos íconos culturales fueron creados.

Dentro de este auge de la imaginación, nacieron dos símbolos que hoy, a más de cincuenta años de distancia, se unen: los Habanos Cohiba y los relojes Zenith El Primero. Sería en 1962 que las primeras líneas del movimiento El Primero se pondrían sobre una mesa de dibujo, para cristalizarse en 1969. Por su parte, el "rey de los Habanos" vería la luz en 1966, con lo cual causaría una revolución en los aficionados.

Para celebrar estas dos tradiciones artísticas e históricas, Zenith lanza "El Primero Legend of Cohiba", reloj que en todos sus detalles, tanto estéticos como mecánicos, exhalta la belleza de la leyenda cubana. Por principio de cuentas, su interior cuenta con el emblemático movimiento El Primero, cronógrafo de alta frecuencia más preciso del mundo, capaz de alcanzar frecuencias de 36,000 alternancias por hora, lo cual le permite indicar hasta las décimas de segundo.

En esta ocasión, el guardatiempo abandona sus colores tradicionales para adoptar tonos representativos tanto de los habanos como de Cohiba: esfera de matices dorados que simulan una hoja de tabaco, al tiempo que muestra la distintiva vitola de la casa del "rey de los Habanos". La caja, de 42 mm, se presenta en oro rosa con el año 1966 grabado, mientras que el pequeño segundero a las 9 h lleva en su interior el perfil del jefe aborígen Taíno, emblema de Cohiba.
También podemos observar el par de emblemáticas líneas que distinguen a la casa cubana sobre la esfera, lo cual no sólo acentúa la anchura del reloj, sino que además simula el efecto que estas mismas otorgan al diámetro de los habanos.

Con correa de piel de caimán marrón con forro teñido en naranja y amarillo, escala taquimétrica, cristal de zafiro abombado con tratamiento antirreflejante en ambas caras, fondo adornado con el logotipo de Cohiba, estanqueidad de 10 m y hebilla ardillón de oro rosa de 18 quilates, este reloj se entrega en una exclusiva caja de madera que lleva los colores de los legendarios habanos, así como la fecha de la fundación de Cohiba.

INFORMACIÓN RELACIONADA

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios