Suscríbete

'Guerreros Unidos', acusados de desapariciones locales

Seis meses antes del ataque a estudiantes había 8 averiguaciones abiertas contra grupo

Gildardo López Astudillo, El Gil, fue detenido en Taxco, Guerrero (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Periodismo de investigación 30/09/2015 01:28 Silber Meza y Zorayda Gallegos Actualizada 13:40

[email protected]

Seis meses antes de que desaparecieran los estudiantes de Ayotzinapa y se pusiera en evidencia el control de Guerreros Unidos en los municipios de Iguala y Cocula, la Fiscalía de Guerrero investigaba a este grupo criminal por estar implicado en ocho averiguaciones previas por homicidio y desaparición de personas.

En un oficio interinstitucional de la Fiscalía de Guerrero —fechado el 18 de marzo de 2014— se le pide al fiscal Especializado en la Investigación y Combate al delito de Secuestro que informe los números de averiguaciones previas iniciadas en las que se desconozca el paradero de las víctimas y cuyos delitos hayan ocurrido en zona de influencia de Guerreros Unidos.

También se le solicita incluir las indagatorias donde las víctimas hayan manifestado estar secuestradas en un campamento ubicado a las faldas de Cerro Gordo, en Iguala.

En una de las respuestas, se anexó una relación de cinco averiguaciones previas, en las cuales se testó el nombre de las víctimas. Entre ellas están los expedientes FEICS/02/2013, FEICS/156/2013 y FEICS/020/2014.

“Me permito informar que de acuerdo a la situación geográfica y el modus operandi relacionado con los Guerreros Unidos, se establece la siguiente lista de averiguaciones previas y nombres de víctimas”, se lee en el documento.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), Guerreros Unidos son los responsables de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, ocurridos entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

De acuerdo con la información que forma parte del expediente del caso Ayotzinapa, integrado por la PGR y al que tuvo acceso este medio, otra indagatoria se inició por el delito de homicidio y también estaba relacionada con la forma de operar de la organización criminal, a la cual —según la misma indagatoria— pertenecen el ex edil José Luis Abarca y su esposa.

“Los lugares de los hechos, vinculados con los hallazgos de las fosas clandestinas, fueron en las inmediaciones del lugar conocido como Cerro Gordo, donde existió un campamento y tuvieron a diversas víctimas privadas de su libertad”, se asienta en el documento de más 70 mil fojas.

La séptima investigación se había iniciado por un homicidio ocurrido en un punto conocido como Puerto de las Joyas, ubicado al noroeste de la colonia San Miguel, conocida como San Miguelito, municipio de Iguala.

Una más se integró también por homicidio, “toda vez que de los mismos [hechos] se desprende la participación de miembros de la organización denominada Guerreros Unidos”.

Golpe al PRD. En una declaración de Lázaro Mazón, ex secretario de Salud del ex gobernador Ángel Aguirre, un hombre vinculado a Morena, explicó que él no era una persona muy cercana a los Abarca, y que la decisión de elegirlo como candidato a la alcaldía de Iguala fue tomada con base en dos factores básicos: una encuesta y una negociación de grupos del PRD.

“Quien impuso a José Luis Abarca fue la corriente Nueva Izquierda, y la corriente IDN [Izquierda Democrática Nacional]”, dijo en su declaración.

Temas Relacionados
Guerreros Unidos

Comentarios