20 | FEB | 2019
Erick Velázquez es una de las 60 personas provenientes de Dos Ríos, Veracruz, que correrán de regreso a su estado con una antorcha encendida. (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)

Historia. Vienen de Veracruz y oran por paisanos

11/12/2016
02:11
Astrid Rivera
-A +A
Tras visitar a la Morenita, hoy grupo vuelve a su estado en carrera de relevos

[email protected]

Vestidos con ropa deportiva y tenis, los integrantes de la peregrinación Antorcha Guadalupana de Dos Ríos, Veracruz, arribaron a la Basílica para pedir a los pies del altar de la Morenita del Tepeyac salud y protección para sus familiares que viven en Estados Unidos.

Erick Velázquez, originario de Dos Ríos, forma parte de la Antorcha Guadalupana desde hace siete años; hoy tiene 25 de edad. Sin importar el cansancio mantiene la ilusión de admirar a la Virgen Morena para darle gracias por todo lo que le dio en el año, pero también hacerle una petición: la salud de sus padres y la protección de sus hermanos que viven en California, Estados Unidos, a quienes les augura “un año difícil” por la llegada de Donald Trump a la presidencia de ese país.

“Venimos cada año a cumplir una promesa que tenemos con la Virgen de Guadalupe, de venir aquí a su casita sagrada; hoy llegamos y regresamos a nuestro lugar en una carrera con antorcha, que es el símbolo de la fe que tenemos en la morenita. Vengo a pedirle por la salud de mis papás y para que proteja a mis hermanos que viven del otro lado”, dijo.

Erick es parte de un grupo de 60 personas que iniciaron su peregrinar el viernes por la madrugada a bordo de autobuses, arribaron por la tarde, pernoctaron las noches del viernes y del sábado y regresarán hoy a Veracruz en una carrera de relevos, la antorcha de su fe.

“Esta peregrinación representa un gusto, es muy bonito estar participando aquí, además del esfuerzo de venir corriendo y la dicha de llegar con nuestra familia después de los peligros que hemos pasado”, dijo.

Aunque comentó que en los siete años que lleva de participar en la peregrinación, “gracias a la Virgencita” nunca le ha pasado nada, “el peligro está ahí, recorremos muchos kilómetros de carretera, pero es muy grato que después de todo ese camino lleguemos sanos y salvos”.

Erick hizo un llamado a los jóvenes para que sigan con esta tradición. Comentó que a veces a la gente le causa molestias su peregrinación. “Lo hacemos con mucha fe y con gusto, sin afán de molestar a nadie, espero que sigan participando”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios