22 | NOV | 2019
Félix Galeana, originario de Tlapa, Guerrero, viene a cantarle Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe; dice que en su estado los homicidios son cotidianos. (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)

Guerrerenses piden por seguridad

11/12/2016
02:12
Astrid Rivera
-A +A
Rezan para que la Guadalupana aleje a los jóvenes del crimen organizado

[email protected]

A ritmo de música banda, Félix Galeana, originario de Tlapa, Guerrero, se prepara para cantarle Las mañanitas a la Virgen de Guadalupe y encomendarse para que con su manto sagrado proteja a los habitantes de ese estado de la inseguridad, en especial a los jóvenes, quienes son más vulnerables a involucrarse con el crimen organizado.

Con trompeta en mano, el dolor de las ampollas y callos de los pies no detienen a Félix y su banda La Conquista en su entusiasmo por estar frente a los ojos de la Morenita del Tepeyac para cantarle unas canciones y agradecerle por mantenerlos a salvo de la violencia.

Comentó que desde hace más de 20 años participa en peregrinaciones a la Basílica, para encomendarse a la patrona de Guadalupe, pero desde hace cinco años ha incrementado la participación de los jóvenes, quienes a sugerencia de los párrocos de Tlapa se han incorporado a esta tradición. El grupo que este año viajó desde Guerrero se integra de 40 personas, de las cuales 32 son jóvenes de entre 15 y 28 años.

“La virgen es muy amable, muy sociable, los jóvenes ellos odian muchas cosas: estudiar, lograr un objetivo. Allá en Tlapa hay mucha inseguridad. Le pedimos a la Virgen que nos proteja, diariamente vemos en nuestro estado mucha inseguridad, muchos secuestros, violaciones”, indicó con un tono de preocupación.

Para Félix, quien es padre de dos hijos, de 17 y 24 años, los jóvenes deben involucrarse en el aprendizaje, “participar en la fe”, para alejarse del crimen organizado. “Es muy triste ver a jóvenes de 18 o 25 años involucrados en extorsiones o asesinatos, no basta con armas, el gobierno invierte mucho en seguridad pero no sirve, no es violencia con violencia como se puede calmar al país, nosotros como padres educamos para que haya paz, amor y alegría”.

Don Félix se dedica al cultivo de café y a producir miel, viajó desde el viernes en la noche con la convicción de encomendarse a la Virgen para que “nos ayude con la protección de su manto a nuestros jóvenes”, para que las autoridades inviertan en la creación de mayores oportunidades de trabajo y no “caigan en la tentación” de unirse al crimen.

“Me siento con mucho aliento, porque los jóvenes participen en los festejos de la Morenita”, dice.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios