Los maestros “no se la creen” entre el lujo

Los profesores disfrutan de las instalaciones del Hotel Princess Mundo Imperial

Desde la tarde los profesores comenzaron a llegar al Hotel Princess Mundo Imperial, un edificio en forma de pirámide azteca (ESPECIAL)
Nación 03/12/2015 00:37 Dennis A. García Acapulco, Gro. Actualizada 07:46
Guardando favorito...

[email protected]

La música del neoyorquino Lenny Kravitz y de la banda de funk-rock Red Hot Chili Peppers ambientan el Hotel Princess Mundo Imperial, uno de los más caros y lujosos de Acapulco.

Hoy es uno de los sitios más vigilados por sus huéspedes, pero no se trata de funcionarios de alto nivel, son docentes que aceptaron ser evaluados por las autoridades educativas del estado.

Ante posibles manifestaciones por parte de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) en las inmediaciones del Forum Mundo Imperial, donde se realizará el examen, seis mil elementos de la Policía Federal resguardan la zona y los tres hoteles en los que se encuentran los 3 mil 14 docentes.

Desde la tarde los profesores han comenzado a llegar al Hotel Princess Mundo Imperial, un edificio en forma de pirámide azteca. Disfrutan de las instalaciones, de ese paraíso que los deja boquiabiertos con sus exuberantes jardines y albercas. No se la creen. Con los 4 mil pesos que ganan, aproximadamente, no podrían pagar un hotel de esa categoría, pero ahora el costo corre por cuenta de las autoridades.

Voltean a un lado, voltean al otro, miran esos lagos artificiales que dan un peculiar estilo al hotel de 15 pisos de la playa Revolcadero. Los profes ya se dieron el chapuzón de sus vida en las albercas, se sienten como reyes.

Cae la noche. El blues, el rock y un poco de reggaeton siguen de fondo mientras los docentes cenan en el restaurante Chula Vista.

Algunos platican entre los puentes que cruzan los pequeños lagos, otros van en familia paseando. La luz artificial da un toque romántico al hotel, reconocido como uno de los mejores del mundo.

No dejan de pasear al interior del inmueble, aprovechan un día antes de su prueba que les permitirá o no seguir al frente del aula. Se relajan, admiran el gran edificio, se codean con los turistas extranjeros que disfrutan de bebidas exóticas en el Bar Laguna.

Nadie entra si no es maestro o tenía una reservación previa. EL UNIVERSAL logra colarse, tomar algunas imagenes del lujoso hotel, pero al final el personal pide al reportero retirarse de este lugar, vigilado por federales al igual que en los hoteles Fairmont Pierre Marqués y Resort Mundo Imperial, donde también hospedaron a los maestros.

Es tiempo de descansar, deben de guardar energías y concentrarse en su examen, pero el soul, el folk y la balada no para en el lobby.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios