Suscríbete

“Mínimas, las sanciones a negligencias médicas”

Señala que a la Conamed le hacen falta reformas para que el arbitraje sea obligatorio

Nación 05/09/2015 02:45 Ruth Rodríguez Actualizada 02:45
Guardando favorito...

[email protected]

Las principales quejas de los pacientes que acuden a la Comisión Nacional de Arbritraje Médico (Conamed) se presentan por la mala calidad de los servicios que se brindan en las áreas hospitalarias de ortopedia, urgencias, ginecología y oftalmología, principalmente.

Entre los datos relevantes que da a conocer el organismo de la Secretaría de Salud está el hecho de que los hospitales privados se ubican entre los que más quejas ha tenido por malas prácticas médicas, contrario a lo que venía ocurriendo en años anteriores, cuando los principales lugares de quejas los ocupaban el IMSS o el ISSSTE.

No obstante, de mil 650 quejas médicas que registra la comisión, 900 fueron contra el IMSS; 300 contra médicos y hospitales privados; 112 contra el ISSSTE; 61 contra hospitales del DF y universitarios y 190 son casos de diferentes instituciones privadas, como la Cruz Roja, entre otras.

A nivel nacional se presentan alrededor de 18 mil 500 quejas, de las cuales la mayoría son para pedir orientación médica y asesoría.

Sin embargo, Miguel Ángel Lezana Fernández, director de Difusión e Investigación de la Conamed, reconoce que son mínimos los casos en los que se logró una sanción para los responsables a través de la vía jurídica.

Incluso, para solucionar esta situación anunció que preparan una iniciativa de ley, la cual se enviará en este periodo de sesiones del Congreso de la Unión, a fin de darle más herramientas a la Conamed para intervenir en este tipo de problemas.

En entrevista en días pasados, Lezana Fernández —quien tiene una amplia trayectoria en la Secretaría de Salud— comenta que la Comisión Nacional recibe 18 mil asuntos al año.

¿De qué son las quejas?

—Hay de todo. En primer lugar se encuentra el servicio donde está el de ortopedia, que tiene que ver con cirugías, por lo que la gente se queja porque no queda bien; el segundo lugar es por urgencias, las personas se quejan por el retraso en la atención y puede haber complicaciones.

En el tercer lugar está el servicio de ginecología y obstetricia, básicamente atenciones de parto; en cuarto lugar, el servicio de oftalmología, vinculado también a cirugías.

En quinto sitio se encuentra el servicio de cirugía general, ahí la gente tiene la idea de que el diagnóstico se hizo mal o la cirugía no se realizó como se debería haber hecho, y por eso hubo complicaciones y necesidad de volverlo a operar.

En sexto lugar, cirugía neurológica y, con números menores, se encuentra odontología y urología.

Estos son los servicios en donde tenemos consistentemente año con año más quejas.

¿Hay algún estado en particular en donde se presenten más quejas?

—Se han hecho algunos análisis. Los datos son de 2013, pero no han cambiado mucho para 2014. Michoacán es la entidad donde hubo más quejas, con 3 mil 400, seguido del Estado de México, mil 985; Distrito Federal, mil 600; Guanajuato, con mil 100, y San Luis Potosí, con mil 53.

¿Cuál es el porcentaje de quejas médicas que reciben?

—Un porcentaje muy alto es canalizado al área de orientación, alrededor de 9 mil 500 casos de personas, que principalmente requieren de información

Otro porcentaje es de 4 mil asuntos, los cuales corresponden a asesorías especializadas, que siempre están acompañadas de un médico y un abogado.

La Conamed, aunque no es una procuraduría, ni un tribunal, sí lleva a cabo procedimientos que de manera supletoria están apoyados en el Código Civil Federal y en los Códigos Civiles estatales.

Cuando una persona se acerca a la Conamed con alguna pretensión que está fuera del marco civil, este organismo no puede actuar, pero se les da asesoría si lo que amerita es una denuncia ante un Ministerio Público federal.

Otro servicio que se entrega es el de Gestiones Inmediatas, una área que en los últimos años ha crecido de manera importante.

Atendemos alrededor de mil 400 casos, y se trata de gente que tiene una cirugía programa en una institución de salud pública y que, por alguna razón, se la han cancelado más tres de veces, ya sea porque no hay camas, porque no estuvo el anestesiólogo, etcétera.

Procedimiento para quejas

Lezana Fernández comenta que en cada hospital cuenta con enlaces para que, una vez revisado el caso, se atienda inmediatamente a la persona.

Asegura que cuando se sospecha que hay elementos de una mala práctica médica se abre un expediente y se ingresa una queja.

¿Cuántas quejas hay de este tipo?

—Más o menos mil 650 al año.

¿Cuál es el proceso a seguir?

—Una vez que se ingresa la queja se inicia una primera etapa del proceso, que llamamos de conciliación, se cita a las instituciones involucradas, se revisa el expediente, se analiza el caso y se trata de llegar a un acuerdo entre ambas partes. Se propone un acuerdo de conciliación. Si alguna de las dos partes no se acepta, entonces se va a una segunda parte del proceso, propiamente la etapa de arbitraje.

Ese es un proceso voluntario, y si alguna de las dos no acepta el arbitraje, no podemos nosotros forzarlas. Hacemos una labor de convencimiento, porque actualmente no tenemos facultades para hacerlo.

¿Qué se hace durante este proceso de arbitraje?

—Se revisa todo el expediente a detalle, a fondo, es parecido a un juicio; sin embargo, hay que aclarar que no lo es, porque no hay un juez, sino un árbitro que es un abogado y un médico de la Conamed, quienes se apoyan en los consejos médicos de especialistas.

Una vez finalizado el caso se emite un documento, que es el equivalente a una sentencia llamado laudo, que puede ser condenatorio o no condenatorio para el personal de salud.

La gente puede en cualquier momento desistirse e irse por la vía judicial, a través de los tribunales.

¿De estas mil 600 quejas, cuántas llegan a laudo?

—En promedio, alrededor de 70 al año. Más de 55% son condenatorios [porque hay elementos de mala práctica] y 45% son absolutorios.

¿Se acata el laudo?

—Sí, pero hay otros casos que no tan fácilmente se acatan.

¿Qué prosigue?

—El afectado lleva el laudo al juez y le dice que la persona no lo quiere acatar, y entonces le tocará obligarlo. Nosotros no podemos quitar la cédula profesional al médico que se le comprueba mala práctica médica.

Lezana Fernández comenta que a nivel nacional se tiene a la Conamed y a 26 comisiones estatales de arbitraje médico, por lo que los casos que llegan a la comisión son de instituciones de salud federales, es decir IMSS e ISSSTE, así como hospitales públicos federales y del Distrito Federal.

Otro dos servicios que ofrece la Conamed es dar opiniones técnicas al Órgano Interno del Control de las instituciones de salud pública, que reciben quejas de los pacientes para determinar si hubo mala práctica médica por parte del personal.

El segundo servicio es apoyar a los Ministerios Públicos, los cuales piden un dictamen pericial por determinada queja presentada, quienes decidirán si hay un delito que perseguir.

El funcionario reconoce que la Conamed no tiene especialistas para todo, pero en el caso de un laudo o dictámenes periciales se contrata la opinión de médicos especialistas certificados.

Sobre el proyecto de reformas que requiere la Conamed, Lezana dice que la esencia se mantiene, pero se incluirá la materia del arbitraje médico dentro del listado de Salubridad General.

Afirma que al hacer esto se estandariza el modelo de operación de todas las comisiones estatales de arbitraje médico. La ley permitirá tener un marco legal más preciso, ya que no será voluntario sino obligatorio el arbitraje médico cuando hay una queja.

“Esto le dará confianza a la población de lo que hacemos en la Conamed, y para que nos conozcan más”.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos