La renuncia de la autora del dictamen

Nación 17/07/2015 03:05 KARLA CASILLAS BERMÚDEZ Actualizada 10:38

[email protected]

Sara Elena Izazola renunció a su cargo como directora general de Política y Desarrollo Penitenciario en julio de 2013, tres meses después de entregar el Diagnóstico del Sistema Penitenciario Federal. En su carta de dimisión —en poder de este diario— dirigida al entonces titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), la funcionaria argumenta que “al descubrir las tendencias perversas de los círculos articulados en torno a usted, me negué a ingresar a la corriente de informes superfluos y amañados orientados a ‘agradar al jefe’; muy por el contrario, asumí una postura crítica y combativa, que quedó plasmada en documentos, en donde denuncié las innumerables inconsistencias (en los Ceferesos) a corregir, lo que en forma paralela, como usted comprenderá, me generó por un lado desavenencias con aquellos a quienes no les di el gusto de bajar la mirada y de caminar por una senda perversa”.

Izazola, doctora en Ciencias Penales y quien inició su carrera en el sistema penitenciario en 1984, agrega que su lealtad se basa en no dejar pasar desapercibida “la enorme cantidad de problemas existentes en los centros penitenciarios, lo que para mi tranquilidad está perfectamente documentado en los reportes que le remití durante mi gestión (…) No está en mis bases morales, como servidora pública, cobrar un sueldo, engañar a mi superior y pasarla bien, como considero que está aconteciendo en varias áreas bajo su responsabilidad”.

En la carta, Sara Elena Izazola recuerda que durante su larga trayectoria en el sistema penitenciario federal tuvo el “honor de elaborar la normatividad vigente desde 2006 (Reglamento de los Ceferesos, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de abril de 2006, así como sus manuales e instructivos). Quedan asentados, además del diagnóstico presentado a usted, las bases para dirigirlo a la consecución de la reinserción social incluida la Estrategia Nacional Penitenciaria…”.

“ Así —concluye quien también fuera integrante del grupo de Supervisión a Centros Federales de Máxima Seguridad entre 2003 y 2005— prefiero en todo caso salir con dignidad, con la frente en alto y con el convencimiento del deber cumplido”.

Comentarios