Suscríbete

Recinto que carga historia en sus muros

El Teatro de la República es considerado una joya de la historia de México

El Teatro de la República, en Querétaro, durante una sesión del Congreso Constituyente que aprobó la Carta Magna de 1917 (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
Nación 03/06/2016 02:05 Francisco Flores Actualizada 03:48

[email protected]

Querétaro.— El Teatro de la República es considerado una joya de la historia de México, debido a que en dicho recinto se promulgó la Constitución de 1917, se enjuició a Maximiliano, se entonó por primera ocasión el Himno Nacional y además ahí nació el Partido Nacional Revolucionario (PNR), que actualmente es el PRI.

Inaugurado el 2 de mayo de 1852 con el nombre de Teatro Iturbide, este recinto se ubica en las calles Ángela Peralta y Juárez, en el Centro Histórico de la ciudad de Querétaro. El inmueble tiene una capacidad para albergar a 581 espectadores, aunque colocando sillas adicionales le caben 695; también cuenta con un área de luneta, platea y dos áreas de palcos.

De acuerdo con Andrés Garrido del Toral, cronista del estado de Querétaro, la posible venta del Teatro de la República a la Federación aumentaría el mantenimiento y los cuidados que recibe; sin embargo, si las autoridades federales prohíben que se continúen realizando eventos estatales, el edificio se convertiría en un elefante blanco.

El inmueble que hoy alberga al Teatro de la República no siempre perteneció a la Fundación Josefa Vergara y Hernández, sino que en sus orígenes era propiedad del ayuntamiento de Querétaro.

En 1851, cuentan los historiadores, las autoridades decidieron edificar el Teatro Iturbide en una vieja casona; sin embargo, a media construcción se acabó el dinero para la obra, por lo que se tuvo que recurrir a la iniciativa privada para concluirlo.

Así, la Fundación de Josefa Vergara y Hernández, la mujer más acaudalada de la ciudad, decidió invertir capital para terminar el inmueble en 1852, quedándose con él, según consta en el Registro Público de la Propiedad.

En ese lugar también se reunió el consejo de guerra que llevó a cabo la sentencia el archiduque de Austria, Maximiliano de Habsburgo, en 1867. Aunque Maximiliano no acudió a su juicio, pues se encontraba enfermo y estaba siendo atendido en el Convento de las Capuchinas.

El teatro, expuso Raúl Mandujano, funcionario de la Secretaría de Turismo del estado, es una obra arquitectónica del neoclásico sencillo. “Casi 100% de su estructura conserva su estado original, aunque se han realizado obras de restauración mínimas”, añadió el funcionario.

Precisó que aunque la Constitución original de 1917 se encuentra en la Ciudad de México, “en Querétaro hay una copia fiel y legítima resguardada en la sala de juntas de la Casa de la Corregidora o Palacio de Gobierno”.

En 1922 se le cambió de denominación al recinto y dejó de ser Teatro Iturbide para convertirse en el Teatro de la República, en homenaje a diversos acontecimientos importantes de la historia nacional.

Comentarios