“No sé qué pruebas tengan”

“No sé qué pruebas tengan”: Luis Cesáreo Aldape
Foto: CORTESÍA
Nación 08/05/2016 02:17 Esther Sánchez Actualizada 04:56

[email protected]

“Aquí la gente me apoya. Comenzó el rumor de que me habían expulsado y que se dijeron cosas de mí, pero no sé qué pruebas tengan, no me han enterado de nada y, como quiera, voy a seguir en campaña”, expone Luis Cesáreo Aldape Lerma, candidato del PRI a la presidencia municipal de Mainero, Tamaulipas.

En entrevista telefónica, el campesino, de 43 años, declara que la campaña ha sido dura porque no ha recibido apoyo del Revolucionario Institucional, partido al que ha pertenecido toda la vida. “Lo único que me mandaron fueron unas bolsitas de dulces para que las repartiera a los niños el 30 de abril”.

“Florentino [Sáenz Cobos, presidente del Comité Central de la Liga De Comunidades Agrarias] dijo que me iban a sacar, pero a ver qué pasa”.

El pasado 22 de abril, el candidato del PAN al gobierno de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, visitó los municipios de Villagrán, Mainero e Hidalgo, donde fue recibido por integrantes del PAN, PRI, PRD, Alianza Social y Encuentro Social.

Aldape Lerma, quien desde hace dos años es dirigente de la CNC en Mainero, municipio ubicado en el centro de Tamaulipas, se turba cuando se le pregunta si estuvo en el acto y con frases entrecortadas responde: “No estuve ahí, la gente del pueblo sí y me dicen ‘sí, te vamos a apoyar, pero creo al candidato a gobernador no’, pero de eso yo no sé nada”.

Ayer, el presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, anunció la expulsión del partido de tres candidatos a alcaldías en Tamaulipas, entre ellos Cesáreo Aldape, por presuntos nexos con la delincuencia y por supuesta coerción de éste para que apoyen al candidato del PAN a la gubernatura, Francisco García Cabeza de Vaca.

Aldape Lerma explica que algo de eso le dijeron, pero que de parte del PRI no le ha enterado de nada y “seguiremos con la campaña, no tengo dinero, pero la gente se coopera, hace convivios y me invita”.

El candidato priísta no tiene antecedentes penales, es un pequeño empresario, dueño de un balneario con un tobogán.

Habitantes del lugar coinciden en que “es una buena persona”.

Temas Relacionados
contienda electoral

Comentarios