20 | MAR | 2019
El presidente ruso, Vladimir Putin, sostiene una réplica de la espada que se usa en la película The Viking, en la reunión de ayer en Moscú con el equipo de la cinta. (MICHAEL KLIMENTYEV. EFE)

Putin aplaza respuesta a sanciones de Obama

31/12/2016
01:50
Agencias
Moscú/Washington
-A +A
Líder ruso dice que esperará a que asuma Donald Trump; analistas ven en la decisión un desafío a la nueva administración

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, decidió ayer no responder, por ahora, a la expulsión de 35 diplomáticos rusos por parte de Washington, dando en los hechos por muerta a la saliente administración de Barack Obama, y esperar a que las cosas mejoren una vez que asuma el presidente electo estadounidense, Donald Trump, quien alabó la “inteligencia” del jefe del Kremlin.

En vez de recoger el guante que le lanzó Obama el jueves, al ordenar la expulsión de los funcionarios rusos, así como al cierre de dos complejos en Maryland y Nueva York, el mandatario de Rusia señaló ayer en un comunicado: “No le vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses. No expulsaremos a nadie. Aunque nos reservamos el derecho a adoptar medidas de represalia, no descenderemos al nivel de una diplomacia de ‘cocina’ irresponsable”.

Incluso, invitó “a todos los niños de los diplomáticos estadounidenses acreditados en Rusia a la fiesta de Año Nuevo y Navidad en el Kremlin”.

A renglón seguido aseguró que “los próximos pasos para el restablecimiento de las relaciones ruso-estadounidenses los tomaremos partiendo de las políticas que proponga la administración del presidente Donald Trump”, quien toma posesión el próximo 20 de enero.

El Departamento estadounidense de Estado se limitó a decir: “Hemos visto las declaraciones de Putin. No tenemos nada más que añadir”.

Vía Twitter, Trump calificó de “gran decisión” la tomada por Putin, y añadió: “Siempre supe que [el presidente ruso] era muy inteligente”.

El jueves, el magnate dijo que era “hora de que nuestro país avance a cosas más grandes y mejores”, aunque añadió que se reunirá en los próximos días con los líderes de los servicios de inteligencia para ser informado respecto a las pruebas de que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales estadounidenses al hackear sitios y cuentas de correo electrónico, una situación que afectó a la candidata demócrata Hillary Clinton.

El anuncio de Putin se produjo poco después de que el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, propusiera expulsar a 35 diplomáticos estadounidenses en respuesta a las medidas adoptadas por Obama. “No podemos dejar sin respuesta este tipo de salidas”, había dicho Lavrov.

A su vez, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Shajarova, dijo vía Facebook que el de EU “no es un gobierno. Es un grupo de fracasados en política exterior, que son malos y limitados”.

Pero el Kremlin optó por poner paños fríos al enfrentamiento con una administración estadounidense que se va en un par de semanas. Políticos como el diputado Viacheslav Nikonov argumentan que no tiene sentido seguir empeorando las relaciones con EU. “Obama va a hacer todo lo posible para complicar la vida a Trump”, dijo. También lo vieron así los asesores de Putin en el Kremlin, quienes recomendaron al presidente situar a Obama ante un callejón sin salida prescindiendo de represalias por las sanciones. Una vez que llegue a la Casa Blanca, Trump podrá anular las medidas contra Rusia con sólo una firma.

Sin embargo, para el magnate se trata de una prueba de fuego. En su propio partido republicano hay quienes han pedido incluso medidas más duras contra Putin. También puede recibir presiones de aliados europeos.

Sería la primera prueba a superar por Trump para mostrar hasta qué punto está dispuesto a cumplir con su anuncio de mejorar las relaciones con Rusia. En la campaña electoral sugirió que podría reconocer la anexión rusa de Crimea, al asegurar que los habitantes de la península “prefieren estar con Rusia que donde estaban antes”.

Citada por CNN, la analista rusa Jill Dougherty consideró que lo ocurrido ayer fue un “clásico de Putin”, un “insulto enorme” contra Obama, a quien ignoró, y un desafío para Trump porque, señaló, asumirá el cargo “con Putin diciendo algo como ‘hagamos esto juntos, ignoremos todo esto y avancemos”.

Bob Baer, ex agente de la CIA, también ve en la acción de Putin un trato para la administración Trump. “El hecho de que [Putin] esté diciendo: ‘Miren, Trump es nuestro chico, me puedo llevar bien con él. Voy a ignorar al presidente [Obama], da nuevos bríos a las teorías de la conspiración de que Trump es el candidato de Manchuria”, dijo a CNN.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios