Suscríbete

Trump y Clinton luchan por estados clave en reñida contienda

Con la votación concluida en más de la mitad de los 50 estados del país, la carrera era demasiado cerrada para declarar vencedor en Ohio, Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Nuevo Hampshire y Virginia, vitales para inclinar la balanza

(Foto: AP)
Mundo 08/11/2016 20:20 Reuters Actualizada 21:53

 

El candidato republicano Donald Trump y su rival demócrata Hillary Clinton protagonizaban el martes una cerrada batalla en varios estados clave en su lucha por la presidencia de Estados Unidos, aunque sondeos de opinión mostraban que la ex primera dama tenía ventaja a nivel nacional al cierre de las campañas.

Con la votación concluida en más de la mitad de los 50 estados del país, la carrera era demasiado cerrada para declarar vencedor en Ohio, Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Nuevo Hampshire y Virginia, estados que podrían ser vitales para inclinar la balanza para cualquiera de los dos.

Ambos lograron victorias tempranas en estados donde se esperaba que ganaran. Trump capturó los conservadores en el sur y en la zona central, mientras que Clinton se llevó varios estados en la Costa Este e Illinois en el centro.

Esas victorias habían sido pronosticadas y no son especialmente significativas en la carrera nacional, que probablemente se definirá en una lucha por media docena de estados clave que podrían terminar en manos de cualquiera y serán cruciales en la batalla por los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar.

Clinton tenía más posibilidades de alcanzar los 270, mientras que Trump necesitaba arrasar en alrededor de seis estados muy disputados para ganar.

Una victoria de Clinton en Ohio o en Florida probablemente acabaría con las posibilidades deTrump. Con 88 por ciento de los votos contados en Florida, Trump aventajaba a su rival por unos 8.000 votos de un total de 8 millones.

A las 20.25 EDT (0125 GMT del miércoles), Clinton tenía 68 votos del Colegio Electoral frente a los 66 de Trump. Las cadenas de televisión proyectaban al vencedor de 16 de los 50 estados y el Distrito de Columbia.

El último estudio de opinión de Reuters/Ipsos antes de la elección dio una ventaja a Clinton sobre Trump, con 44 y 39 por ciento de las preferencias, respectivamente. En tanto, el sondeo Estados de la Nación de Reuters/Ipsos dio a Clinton una probabilidad de un 90 por ciento de ganar.

El martes también estaba en juego el control del Congreso. Cadenas de televisión proyectaron que los republicanos retendrían el control de la Cámara de Representantes, en la que se eligen los 435 escaños.

En el Senado, donde los republicanos estaban defendiendo una leve mayoría de cuatro asientos, los demócratas registraron su primer logro en Illinois, donde el senador republicano Mark Kirk perdió su reelección. Pero los republicanos Rob Portman en Ohio y Marco Rubio en Florida ganaron un nuevo período en el Senado.

En una batalla centrada en gran parte en el carácter de los candidatos, Clinton, ex secretaria de Estado de 69 años, y Trump, un magnate inmobiliario neoyorquino de 70, se acusaron de no ser aptos para liderar Estados Unidos frente a retos como la ardua recuperación económica, los militantes islamistas y el ascenso de China.

Al igual que durante la campaña, Trump se refirió el martes a la posibilidad de no aceptar el resultado electoral, asegurando que vio reportes de irregularidades en la votación. No aportó muchos detalles y Reuters no pudo verificar de inmediato la existencia de tales problemas.

"Veremos cómo se dan las cosas hoy. Esperemos que todo salga bien y no nos tendremos que preocupar de eso y que ganemos", sostuvo Trump en una entrevista telefónica con Fox News. "Quiero ver que todo sea honesto".

Trump también demandó al registro de votantes del condado de Clark, en Nevada, por un local de votación en Las Vegas que recibió permiso la semana pasada para seguir abierto y admitir a la gente que hacía fila para emitir su sufragio, muchos de ellos hispanos. El pedido fue denegado por una jueza.

Clinton, quien busca convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos, votó en una escuela primaria próxima a su casa en Chappaqua, en Nueva York, temprano en la mañana.

Los mercados financieros, casas de apuestas y plataformas de comercio por internet prevén un triunfo de Clinton, pero el equipo de Trump asegura que puede lograr una victoria inesperada, como la del "Brexit" en junio para sacar a Reino Unido de la Unión Europea.

"LÍDER FUERTE"

Los votantes parecían preocupados por la dirección que tome la nación y dijeron que quieren "un líder fuerte que pueda recuperar el país de manos de los ricos y los poderosos", de acuerdo a una encuesta de Reuters/Ipsos.

El sondeo a más de 10.000 personas que fueron a votar mostró que una mayoría está preocupada por la capacidad de los candidatos para sacar al país adelante. Muy pocos expresaron confianza en que los partidos políticos puedan mejorar su situación.

Una presidencia de Clinton aportaría continuidad a los ocho años de Barack Obama en la Casa Blanca, aunque si los republicanos retienen el control de al menos una Cámara en el Congreso, podrían venir más años de estancamiento político.

Un triunfo de Trump podría agitar algunos de los cimientos fundacionales de la política exterior estadounidense, como la alianza de la OTAN y el libre comercio, y revertir ciertos logros de Obama a nivel local, como su ley de salud de 2010.

El promedio industrial Dow Jones cerró con un alza de un 0,4 por ciento, con los inversores apostando por una victoria de Clinton, vista por Wall Street como la candidata que generará mayor estabilidad política y financiera.

ae

Comentarios