Agresor de policías en Bélgica intentó regularizar su situación

El atacante residía de manera ilegal desde 2012; elaboró dos solicitudes de residencia pero ambas fueron rechazadas

(Foto: AP)
Mundo 08/08/2016 10:21 EFE Bruselas, Bélgica Actualizada 10:46

El hombre que este fin de semana atacó con un machete a dos policías en Charleroi, al sur de Bruselas, al grito de "Alá es grande", intentó sin éxito en dos ocasiones regularizar su situación en Bélgica.

Las solicitudes de residencia de K.B. que residía de manera ilegal en el país desde 2012, se cursaron en 2013 y 2014 ante la oficina de extranjería, pero ambas fueron rechazadas, informa la agencia Belga.

El alcalde del municipio valón de Farciennes, Hugues Bayet, firmó una orden de expulsión en octubre de 2014, tras lo que se perdió la pista al individuo, añade este medio.

El agresor, un argelino de 33 años que estaba fichado por delitos comunes pero no por terrorismo, se abalanzó el sábado sobre dos mujeres policías que estaban en el puesto de control exterior de la comisaría central de Charleroi, hiriendo a una de ellas de gravedad en la cabeza con su machete.

El atacante murió poco después en el hospital a causa de las heridas de bala sufridas cuando una tercera policía le disparó en el tórax y la pierna para inmovilizarle.

Las dos policías que sufrieron el ataque salieron el domingo del coma inducido y ya se encuentran conscientes, recuperándose de las heridas en el hospital.

El secretario de Estado de Asilo y Migración, Theo Francken, confirmó el domingo que el atacante residió de manera ilegal en el país e ignoró dos órdenes para abandonar Bélgica.

K.B. no estuvo en un centro de detención debido a la falta de plazas, indicaron los medios belgas, pues se dio prioridad a quienes habían cometido delitos graves.

Además, Argelia no había aceptado su devolución, agregaron las fuentes.

La Fiscalía federal ha asumido la investigación "por intento de asesinato terrorista".

La Casa Real ha informado hoy de que el rey Felipe se desplazará a Charleroi para visitar el hospital en el que se encuentran las víctimas, así como la sede central de policía en la que se produjo el ataque, y entrevistarse con las autoridades locales y el personal policial que estaba de servicio el pasado sábado.

jlcg

Comentarios