Suscríbete

Juegos, una oportunidad para el movimiento LGBT

The New York Times clasificó a Brasil como el país más letal para la comunidad LGBT. En la imagen, el desfile del orgullo gay en Sao Paulo, en 2013 (ARCHIVO. AP)
Mundo 06/08/2016 01:51 Inder Bugarin / Corresponsal Actualizada 01:51

Los Ángeles.— Aunque los estereotipos de género siguen predominando en el deporte, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro representan una oportunidad para que aquellos atletas reprimidos en sus países y su entorno puedan salir del clóset.

El Centro Comunitario de San Francisco LGBT y el Centro Nacional por los Derechos de las Lesbianas (NCLD, por sus siglas en inglés) confían en que durante la convocatoria olímpica el movimiento cobre visibilidad, lo cual ayudará a las personas a tomar la difícil decisión de presentarse al mundo como son.

“Río ofrece una plataforma de visibilidad para los atletas LGBT que ya se han destapado. Eso ayudará al movimiento, pero sobre todo a quienes aún no han salido, a tener el coraje y cumplir sus sueños”, dice Helen Carroll, directora del Proyecto sobre Deportes del NCLD, a EL UNIVERSAL.

De acuerdo con la organización con sede en San Francisco, en Río de Janeiro participan 45 deportistas LGBT. “El objetivo de los atletas es competir y estar concentrados en llevarse una medalla, pero los [Juegos] Olímpicos son también una oportunidad, principalmente para aquellos procedentes de países represivos. Por ello, esperamos que salgan a la luz muchos más”.

Según Outsports, en Londres, hace cuatro años participaron alrededor de 10 mil personas y salieron del clóset 23, mientras que en los juegos de Beijing 2008 incursionaron 10 mil 708 competidores y 12 dieron a conocer su verdadera preferencia sexual.

En entrevista, Carroll asegura que en el mundo del deporte sigue prevaleciendo la discriminación. Además, algunas disciplinas aún son vistas como exclusivas de hombres o mujeres. Pero en los últimos años, explica, han tenido lugar avances importantes, principalmente en el ámbito profesional estadounidense, en donde los patrocinadores están jugado un papel importante para impulsar el cambio de percepción.

Para la activista, entre más atletas salgan del armario mejores serán las condiciones en el mundo deportivo, y entre más profesionales se sientan bien con su persona, otros se verán inspirados.

“La gente tiene miedo, hay quienes piensan que si salen no obtendrán un lucrativo patrocinio. Pero las cosas están cambiando, en los últimos años en EU algunos atletas profesionales han logrado conseguir el apoyo de firmas del tamaño de Nike. Al final, todo dependerá de la suma de factores, de cuántas medallas obtenga y qué tan famoso sea”.

A diferencia de otras sedes olímpicas, como Sochi, que albergó los Juegos de Invierno de 2014 en medio de controvertidas leyes impulsadas por el gobierno ruso, en Río el tema de los derechos de los homosexuales no ha tenido gran visibilidad.

Pero a pesar de que esta ciudad brasileña tiene fama de tolerante, en algunos sectores hay preocupación. El diario The New York Times recientemente clasificó a Brasil como el país más letal para la comunidad LGBT. Citando al Grupo Gay da Bahía, estimó que cada día muere una persona LGBT en el país.

“Estoy segura de que Río tratará de esforzarse por mostrar su mejor rostro ante el mundo, así que no espero que se registre ningún problema en particular”, dice Carroll.

Comentarios