Niño pone rostro a la tragedia en Alepo

Mundo 19/08/2016 03:40 Redacción, con información de agencias Actualizada 14:53
Guardando favorito...

El menor fue identificado como Omran, de 5 años de edad; su casa fue destruida por los bombardeos; familia sobrevivió

El niño de cinco años fue una víctimas más de la tragedia que se vive en la zona, pues sin darse cuenta de la herida que presentó intentaba quitarse la sangre de la cara. Foto: Reuters

Guardando favorito...

La imagen que se hizo viral forma parte del rescate de varios pequeños luego de un ataque a un edificio en Alepo. Foto: Reuters

Guardando favorito...

Cabe destacar, que las zonas en manos de rebeldes se encuentran soportando duros ataques aéreos diarios, mientras fuerzas progubernamentales intentan retomar el territorio perdido ante los insurgentes. Foto: Reuters

Guardando favorito...

El niño Omran se queda solo y aturdido en el asiento de una ambulancia; se observó sus manos en lo que llegan dos pequeños más al vehículo. Foto: Reuters

Guardando favorito...

La imagen de Aylan Kurdi también se hizo viral el año pasado, pues el pequeño de 3 años de edad, fue encontrado ahogado a orillas del mar. Decenas de personas intentan huir del conflicto que se vive en Siria. Foto: AP/ Archivo

Guardando favorito...

Su nombre es Omran, tiene cinco años y en las últimas horas se ha convertido en la cara de la tragedia humanitaria que se vive desde hace meses en la ciudad siria de Alepo, bombardeada a diario por aviones del ejército ruso, aliado del gobierno del presidente Bashar al-Assad.

Un video distribuido por activistas del Aleppo Media Center (AMC), opositor al gobierno, muestra a Omran sentado en una ambulancia, cubierto de tierra y sangre, mirando al frente aturdido y conmocionado.

El niño fue sacado de entre los escombros del edificio donde vivía, que fue destruido por los bombardeos en el barrio de Al Qatergui, bajo control de las fuerzas rebeldes. En ese ataque murieron ocho personas, cinco de ellas menores, según cifras de AMC.

En el video se observa a un rescatista que saca a Omran del edificio y lo deja en un asiento dentro de la ambulancia y sale a buscar más heridos. El pequeño se queda sentado, solo, se toca la cara con una mano y al verla cubierta de sangre se sorprende, pero muy quieto la limpia en el asiento de la ambulancia.

Después llevan a una niña de seis años, un niño de un año y un hombre con la cara ensangrentada. Son los hermanos y el padre de Omran. De acuerdo con rescatistas, su hermana mayor, de 11 años, fue trasladada posteriormente junto con su mamá. Ninguno resultó herido gravedad. La familia no quiso revelar los nombres de los otros niños y pidió no publicar su apellido por temor a represalias.

Las imágenes del niño fueron grabadas la noche del miércoles y se han viralizado a través de las redes sociales, generando irritación y condena.

El doctor Mohammad, quien atendió al pequeño en el hospital M10 de Alepo, y se negó a dar su apellido, dijo que el paciente no gritó ni lloró, estaba asustado y en shock, reportó el diario británico The Guardian.

Fotógrafos que trabajan cubriendo el conflico en Siria indicaron que este no es un caso excepcional, pues ellos han visto esta historia repetirse muchas veces a lo largo de los cinco años que ya dura el conflicto.

Omran y su familia fueron rescatados por la organización Defensa Civil Siria, conocida como Los Cascos Blancos, un grupo de 2 mil 900 voluntarios y trabajadores de comunidades locales que se arriesgan para salvar a civiles que viven en la zona de conflicto.

Este año han sido nominados al Premio Nobel de la Paz por el trabajo que realizan día tras día en un territorio devastado por la guerra.

int_siria.gif

De acuerdo con organismos humanitarios internacionales, unas 300 mil personas viven en los barrios del este de Alepo, de las cuales casi 100 mil son niños. Esa zona ha sido escenario en las últimas semanas de combates entre los rebeldes, que dominan ese territorio, y el ejército sirio, que controla los barrios del oeste.

El territorio rebelde están soportando ataques aéreos diarios de la aviación del régimen sirio y de Rusia, que intentan retomar el territorio perdido ante los insurgentes hace dos semanas.

Los civiles no tienen agua potable ni electricidad, que se consigue a través de unos pocos generadores.

“La electricidad es todo un lujo en la parte este de Alepo”, dijo Yihya Al Halab, residente de la ciudad.

Agregó que lo peor no son las privaciones, a esas ya están acostumbrados. “Estos días lo que más miedo da es resultar herido, porque apenas quedan médicos”, lamentó.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, denunció a principios de semana que en Alepo se da “uno de los conflictos urbanos más devastadores de los tiempos modernos”. 

Temas Relacionados
Aleppo
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios