Polonia niega giro totalitario

El presidente polaco, Andrzej Duda, emitió un llamado a favor de calmar los temperamentos para evitar una erosión innecesaria de las relaciones

El presidente polaco Andrzej Duda con Donald Tusk, presidente del CE (Cortesía Consejo Europeo)
Mundo 19/01/2016 05:52 Inder Bugarin / Corresponsal Bruselas Actualizada 05:52

El presidente polaco Andrzej Duda, desembarcó este lunes en la capital europea para desacreditar el procedimiento abierto por la Comisión Europea  por las controvertidas reformas impulsadas por el Gobierno ultraconservador en el ámbito judicial y de medios.

El líder polaco aseguró que las acusaciones son exageradas, están dirigidas a dañar “las buenas relaciones” entre Polonia y la Unión Europea y son resultado de la inconformidad generada por el cambio de partido en el poder.

“El diálogo debe estar basado en hechos y no en creaciones elaboradas en los medios que no reflejan la situación real”, dijo Duda durante su visita al Consejo Europeo, máximo órgano de decisión de la UE.

“Tenemos libertad de expresión y una democracia que funciona bien”, subrayó.

Duda emitió un llamado a favor de calmar los temperamentos para evitar una erosión innecesaria de las relaciones, pues advirtió que “cualquier acción puede disparar una reacción”.

La comparecencia del mandatario polaco ante los medios tuvo lugar en compañía del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien fuera primer ministro de Polonia durante siete años.

Escoltado por el mandatario polaco, Tusk dijo que su país está siendo atacado por una “narrativa negativa” y dirigida a destruir la reputación de la sexta  mayor economía de la UE.

Si bien entiende que la Comisión Europea quiera aclarar la situación, aseguró que el procedimiento abierto contra Polonia era innecesario.

Tusk pidió dejar de lado “teorías de la conspiración”, al tiempo que descartó que vaya incluir la situación en Polonia en la agenda próxima cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebrará en febrero.

La visita de Duda a Bruselas forma parte de una contraofensiva lanzada por su Gobierno en respuesta al procedimiento abierto la semana pasada por la Comisión Europea.

De acuerdo con el vicepresidente de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans, la medida está dirigida a aclarar acusaciones sobre presuntas violaciones al Estado de derecho en el estado miembro.

En concreto preocupa la ley que permite al Gobierno la elección de los directivos de los medios públicos, algo que según los críticos amenaza a la libertad de prensa.

También se cuestiona la reforma del Tribunal Constitucional, sus detractores afirman que pone en peligro el reparto de poderes en el país debido a que prevé que las decisiones se adopten por una mayoría de dos tercios en vez de la mayoría simple requerida hasta ahora.

El llamado mecanismo de Estado de derecho invocado por la Comisión Europea es un procedimiento que evalúa en tres fases los usos democráticos de un socio. En caso de violaciones permite imponer sanciones y forzar modificaciones en la legislación en cuestión.

Este martes los eurodiputados recibirán en el Pleno de Estrasburgo a la primer ministro polaca Beata Szydlo, del partido nacionalista Ley y Justicia, liderado por el exmandatario Jaroslaw Kaczynski, y ganador de las elecciones del pasado 25 de octubre.

lsm

Temas Relacionados
polonia

Comentarios