Pese a prohibición, miles se reúnen en París por COP21

Realizan cadena humana para exigir a gobernantes hacer frente a los efectos del cambio climático

La cadena se extendió a lo largo de varias avenidas y bulevares del este de la capital francesa (REUTERS)
Mundo 29/11/2015 06:56 EFE París Actualizada 06:58
Guardando favorito...

Varios miles de personas participaron en París, pese a la prohibición de manifestaciones por la amenaza terrorista, en una cadena humana reivindicativa con ocasión de la apertura de la cumbre sobre el cambio climático (COP21).

La cadena humana, que se empezó a formar poco antes de las 12:00 locales (11:00 GMT), se extendió a lo largo de varias avenidas y bulevares del este de la ciudad, desde la plaza de la República hasta la plaza de la Nación, un recorrido de unos tres kilómetros.

Muchos de los asistentes llevaban pancartas en las que reclamaban una acción determinada de los responsables políticos para contener la subida de las temperaturas y para que haya solidaridad con los países más pobres para hacer frente a la necesaria adaptación a los efectos del cambio climático.

Attac, una de las asociaciones organizadoras de esta acción alternativa a la multitudinaria manifestación inicialmente programada, insistió en que no quería renunciar a que se pudieran conocer durante la COP21 las voces discordantes de la sociedad civil.

"Queremos manifestar la voz de una sociedad responsable" que sabe "lo que tenemos que hacer hoy para responder al desafío climático", explicó la portavoz de Attac Francia, Géneviève Azam, en declaraciones a "iTélé".

Azam se mostró convencida de que "los Estados por sí solos no podrán dar el impulso necesario" para los cambios que hacen falta.

Un dispositivo policial con decenas de agentes antidisturbios se había preparado en uno de los bulevares que dan acceso a la plaza de la República para el caso de que se registraran incidentes.

Esta mañana, la ONG Avaaz había reunido más de 10 mil zapatos en la plaza de la República de París en un acto para simbolizar a todos los que, por la prohibición derivada del estado de emergencia, no habían podido manifestarse.

Entre esos había un par de zapatos del papa Francisco, que había querido también marcar un gesto de proximidad con los que se vieron privados de marcha, y de exigencia con los negociadores de los 195 países implicados en la COP21, que se abre esta tarde con discusiones técnicas y debe continuar hasta el 11 de diciembre.

jlc

Temas Relacionados
cambio climático Ataque a París
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios