Los Obama dan la bienvenida al Pontífice en Washington

Inicia una visita histórica de seis días; Obispo de Roma no pedirá fin al embargo

El Papa saluda a un grupo de niños, mientras es observado por el presidente de E U, Barack Obama, y la primera dama, Michelle, en la Base Andrews, en Maryland (KEVIN LAMARQUE. REUTERS)
Mundo 23/09/2015 02:37 J. Jaime Hernández / Corresponsal Con información de agencias Actualizada 14:10

Washington.— Una delegación encabezada por el presidente Barack Obama y su familia dio ayer la bienvenida al papa Francisco en el inicio de una histórica visita de seis días a Estados Unidos.

Durante el vuelo a Washington, el Papa descartó que vaya a hablar del embargo a Cuba en el Congreso, el jueves. “Eso es parte de las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba. Espero que se llegue a un acuerdo que satisfaga a las dos partes”, dijo. También reveló que en un principio, su idea era entrar a EU vía México, visitando Ciudad Juárez, pero que pensó que no ver a la Virgen de Guadalupe, en la Basílica, habría sido una “bofetada”, y que luego, el anuncio de EU y Cuba para relanzar relaciones lo hizo decidirse a llegar a EU vía Cuba.

Bajo un cielo nublado, el Sumo Pontífice descendió de la aeronave que lo trajo desde Cuba y caminó por la alfombra roja en la base militar Andrews. Rodeado de niños traídos desde distintos colegios católicos, entre ellos Jocelyn Marlene Aquino, una niña hispana, y simpatizantes, el Papa recibió los primeros saludos del presidente Obama, su esposa Michelle y sus hijas Malia y Sasha. Al acto también acudió el vicepresidente Joe Biden acompañado de su esposa Jill. Ningún Papa había sido objeto de tal honor.

Tras una recepción sin discursos, el Papa, en un modesto fiat color negro y en medio de un convoy de seguridad, se trasladó de Maryland a la capital, donde cientos de personas, muchas de ellas inmigrantes, luchaban por verlo antes de que llegara a la Nunciatura.

“Estoy muy emocionada. No sé bien cuáles son los mejores sitios para esperarlo pero no me pienso perder”, aseguró María Lorena, una inmigrante de origen salvadoreño. Anoche mismo, un centenar de mujeres migrantes que llegaron a Washington procedentes de todo el país, realizaron una vigilia cerca de la Casa Blanca por los indocumentados y para pedir el apoyo del Papa para la liberación de los que están detenidos.

Hoy, el Pontífice dialogará con Obama a primera hora en la Casa Blanca. Ellos se reunieron ya en marzo de 2014 en El Vaticano, donde acordaron empujar el histórico proceso de reconciliación entre EU y Cuba. También hoy, el Papa encabezará la ceremonia de canonización del misionero franciscano Junípero Serra.

“No cabe duda de que durante este encuentro Obama escuchará al papa Francisco y sus puntos de vista sobre una agenda que incluye el tema de la inmigración, la pobreza, la lucha contra el calentamiento global y Cuba”, aseguró un funcionario de la Casa Blanca.

Comentarios