Suscríbete

Gritan “fascista” a Rajoy en Cataluña

El jefe del gobierno español subraya que una declaratoria de independencia de la región será ilegal; aboga por alternativa política

Mariano Rajoy dijo que no permitirá una secesión catalana, región de 7.5 millones de habitantes (ALBERTO ESTEVEZ. EFE)
Mundo 23/09/2015 02:52 Agencias Actualizada 02:58

Madrid.— El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, suspendió ayer un paseo por la localidad de Reus, en Cataluña, noreste de España, luego de que decenas de vecinos lo recibieron a gritos de “independencia” y “fascista”.

El mandatario acudió a esa localidad para acompañar un mitin del candidato del Partido Popular (PP), Xavier García Albiol, a las elecciones catalanas del 27 de septiembre, que el presidente del gobierno de Cataluña, Artur Mas, quiere convertir en un plebiscito sobre la independencia.

Tras su llegada a Reus, Rajoy y García acudieron con otros dirigentes del PP a una céntrica calle cuando fueron recibidos a insultos, al tiempo que una gran parte de los que le increparon gritaban “independencia” o “fascista”. Los dos dirigentes optaron por dar la vuelta y regresar para ser llevados al mitin con los militantes del PP, y en esos momentos fueron protegidos por un amplio cordón de seguridad.

Poco antes, Rajoy, advirtió a Mas que ni los votos ni los escaños que los secesionistas logren en las elecciones del domingo servirán para legitimar “una operación ilegal”, como una declaración de independencia. “La ley está por encima de votos y escaños”, dijo Rajoy en entrevista a la emisora de radio Onda Cero.

Rajoy abogó por construir una alternativa política frente a Junts pel Sí (Juntos por el sí), la lista unitaria independentista auspiciada por Mas. Si alcanza la mayoría absoluta de escaños en el Parlamento catalán, 68 de 135, Mas iniciará un proceso hacia la independencia de la región, según la hoja de ruta pactada con fuerzas y colectivos independentistas.

En la misma entrevista, Rajoy se metió en problemas al lamentar que Mas quiera hacer renunciar a su condición de españoles y europeos a los catalanes con su proceso hacia la independencia. Cuando el entrevistador le apuntó que, por ley, ese no sería uno de los efectos de la secesión, Rajoy respondió: “Ah. No lo sé. Es decir: ¿por qué no la perderían? ¿Y la europea tampoco?”.

Comentarios