Se encuentra usted aquí

53

El primer refugiado sirio en México

Su nombre es Essa Hassan, un joven que huyó de Siria tras el estallido de la guerra; llegará el 17 de septiembre a nuestro país, gracias al Proyecto Habesha, una iniciativa humanitaria liderada por mexicanos
Foto: Facebook Proyecto Habesha
10/09/2015
00:10
Ana Espinosa
Ciudad de México
-A +A

En medio del debate mundial por la crisis de refugiados que huyen de la guerra en Siria, el Proyecto Habesha, una iniciativa humanitaria liderada por México, busca ayudar a jóvenes sirios para que puedan continuar con sus estudios en nuestro país. El primero de ellos, Essa Hassan, llegará la próxima semana a la Ciudad de México.

Luis Sámano, vocero del Proyecto Habesha, dijo en entrevista con EL UNIVERSAL que colaboraron con organismos internacionales para seleccionar a 30 jóvenes, de entre 18 y 26 años, cuyos estudios fueron interrumpidos por el estallido de la guerra.

“Muchos de ellos están en campos de refugiados y planeamos que lleguen en un plazo de cuatro meses, comenzando con Essa”, que llegará el 17 de septiembre al DF, procedente de Ecuador, donde realizará sus trámite migratorios, informó Sámano. “Pretendemos que con Hassan se abra la puerta”, apuntó.

El joven sirio realizará un curso propedéutico, en el cual le enseñarán español y aspectos generales de la cultura mexicana, para luego viajar a Aguascalientes e incorporarse a la Universidad Panamericana, campus Bonaterra, que ha sido una especie de “casa” del Proyecto Habesha.

Recientemente se han incorporado otras universidades privadas como la Iberoamericana, y se espera que en un futuro haya oportunidad de trabajar con instituciones de educación pública.

Sámano explicó que la beca que otorgan es personal e intransferible, por lo que Hassan, un importante activista juvenil por el fin del conflicto sirio, tendrá que dejar a su familia mientras termina sus estudios en México. “Él cree mucho en regresar a su país, pero en términos de paz”, apuntó.

A través de un video, Hassan agradeció a la sociedad mexicana, la cual, dijo, “es muy similar a la nuestra. Sé por la noticias que hay problemas en México, como en cualquier otro país, pero sé que todos los problemas creados por las personas, pueden también ser solucionados por ellas”.

Apoyo gubernamental

Sámano señaló que, pese a que existe una constante comunicación con el gobierno mexicano y este ha mostrado una “buena disposición” para apoyar la iniciativa, “no existen los mecanismos jurídicos para que puedan apoyarnos con todas sus facultades”.

El vocero apuntó que han tenido muchas pláticas con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y de Gobernación (Segob), pero que “no existen mecanismos formales que vinculen a sociedad y gobierno para coadyuvar en este tipo de situaciones. Pugnamos porque estos existan en nuestra legislación en un mediano plazo”.

La campaña en las redes sociales

El Proyecto Habesha fue creado en 2013 por Adrián Meléndez, quien, gracias a su trabajo en la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), pudo visitar varios campos de refugiados y “se dio cuenta de las carencias y la revictimización” que sufren los asilados.

Actualmente, para impulsar esta iniciativa y “apelar a la bondad del mexicano y su larga tradición humanitaria de apoyo a países en conflicto o devastados por fenómenos naturales”, Habesha ha lanzado en las redes sociales una campaña con el hashtag #EnMéxicoSePuede.

Importantes figuras de los medios de comunicación, el deporte, la academia y la diplomacia ya se han unido a la campaña, como el filósofo español y panelista del Encuentro Internacional de Periodismo de EL UNIVERSAL, Fernando Savater; el actor mexicano, Luis Gerardo Méndez; y el embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes.

 

El debate después de Aylan Kurdi

Luis Sámano apuntó que, si bien la imagen de Aylan Kurdi, el niño sirio que se ahogó en las playas de Turquía, ha reavivado el interés por la crisis de refugiados, así también lo han hecho todos los acontecimientos suscitados en el último mes.

“Con las medidas reestrictivas en Hungría y los buenos gestos de otros países como Alemania y Austria, ha habido momentos agridulces”, señaló.

Al ser una iniciativa impulsada desde la sociedad y sin ánimo de lucro, Habesha se sostiene de donativos, becas escolares y recursos de las familias que reciben a los estudiantes. Sámano llamó a las instituciones y a la sociedad mexicana a visitar www.proyectohabesha.org para conocer más acerca de este proyecto y de cómo ayudar a los refugiados sirios.

 

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal