Suscríbete

El tuitero de Oz

Miguel Alemán Velasco

H asta la fecha no hay doctrina en el Derecho Público que sustente la obligatoriedad de aceptar como válidos y coercitivos los comunicados de Twitter emitidos por el gobernante de una nación para someter a otra nación. El sistema político de Estados Unidos es un modelo donde la democracia, la libertad de expresión, el valor supremo de la verdad y los contrapesos del equilibrio de poderes son capaces de contener las imposiciones del capitalismo monopólico o el acceso de un caudillo demagógico al poder. Irónicamente, ese mismo sistema es el que ha abierto la puerta para que un gobernante, apoyado en el poder de su capital, haya logrado situarse en una posición donde se ha propuesto contener el equilibrio de poderes, retar a la libertad de prensa y demostrar su ambivalencia en el tema racial, entre otros asuntos.

De ahí que las agencias noticiosas y los mercados financieros reaccionen con gran atención ante los impulsos que el presidente Trump emite en Twitter. Ese es el medio que él utiliza para llegar directamente a sus clientelas electorales, sin tener que pasar por el juicio severo de los medios de comunicación, a los que desprecia si lo critican y los acusa de mentir cuando lo confrontan con sus frecuentes contradicciones. Es también la ventanilla por donde gusta emitir sentencias temerarias para aquellos que están en su agenda de negociación y hasta declarar amenazas de guerra. Es tan predecible que parece estar representando una escena salida de El Mago de Oz. Un ogro amenazante que impone su voluntad a toda costa para que su pueblo vea las cosas del color que él ordena, pero detrás de esa maquinaria grotesca y poderosa hay solamente una persona de carne y hueso.

De esta manera aparece en la historia un espantapájaros que no tiene cerebro, un hombre de hojalata que no tiene corazón y un león que no tiene valentía, los cuales van en busca del Mago de Oz para que les cumpla sus deseos. En las alegorías de esta famosa obra de Lyman Frank Baum, publicada en 1900 y que se convirtiera en un clásico del cine musical en 1939, en esos personajes se interpreta la debilidad de los granjeros, la fragilidad de los obreros y la timidez de los comerciantes, que dependen del mago como la única voz con autoridad que les puede cumplir sus deseos, los cuales vienen acompañados de una niña: la democracia; quien con la herramienta de la verdad tiene la virtud para desenmascarar al mago, acabar con la bruja mala del oeste, ayudada nada menos que por el hada buena del sur.

En la medida que esta trama se desarrolla Trump en la Casa Blanca pide, una tras otra, las renuncias de los principales colaboradores de su equipo de campaña, con luchas y confrontaciones vulgares nunca vistas en ese nivel de decisión de Estados Unidos. Vemos como Trump se inconforma porque los canales oficiales de decisión gubernamental no funcionan a la velocidad que él desea. Por ello en sus mensajes de Twitter, más que interpretarlos como fuertes amenazas, en mi opinión son expresiones de desesperación y frustración por no lograr las metas de un proyecto personal. Por algo será que Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo que los comentarios de Twitter de Trump son de carácter personal. Ante estas condiciones, tal y como lo ha comunicado la Cancillería del gobierno Mexicano, las negociaciones y los vínculos entre gobernantes y entre naciones se deben hacer por las vías diplomáticas formales, bilaterales o multilaterales existentes, dentro de los marcos legales vigentes. No habrá veredicto positivo de la historia a quien ose jugarse el destino de una nación en Twitter.

 

Rúbrica. Diálogo distante. El titular del Poder Ejecutivo rinde cuentas y presenta resultados en su 5to Informe de Gobierno. ¿Y el Poder Legislativo cuándo va a superar su incapacidad de lograr un acuerdo para que el Presidente regrese a presentar su informe en San Lázaro?

 

Político, escritor y periodista.
@AlemanVelascoM
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios