“Andar en bici en el DF es jugársela”

Metrópoli 06/12/2015 04:30 Juan Arvizu Arrioja Actualizada 14:45
Guardando favorito...

Jesús Casillas, senador y presidente de la Comisión de Movilidad, es un entusiasta de la bicicleta. En entrevista, dice que es paradójico que este vehículo sea el más eficiente, pero también el más riesgoso

[email protected]

El senador del PRI, Jesús Casillas Romero, es de los pocos legisladores que de su departamento en Río Lerma, colonia Cuauhtémoc, se traslada en bicicleta al Senado de la República. Con su casco amarillo fluorescente y un portafolios flexible color café, que se ajusta a la parte trasera del vehículo, el político rueda por las calles para llegar a su trabajo con cuidado de sortear los embates de automóviles, motocicletas y camiones.

En uno de sus trayectos platica con EL UNIVERSAL sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte en distancias cortas, que últimamente ha registrado muertes por atropellamiento.

Casillas opina en su camino, en el que hace algunas paradas —por ejemplo para contestar el celular—, que la bicicleta es la alternativa a los problemas de transporte urbano, pero con inversiones en infraestructura para ciclistas, y con una amplia difusión de la cultura de responsabilidad del uso de la calle, que es de todos, no sólo de automovilistas que se “creen con carta blanca” para embestir a las personas.

Senador por Jalisco y presidente de la Comisión Especial de Movilidad de la Cámara Alta, Casillas Romero es un entusiasta de la bicicleta. Su oficina en el Senado alberga una colección de este artefacto con ruedas.

Casillas sale de su departamento, se coloca el casco de protección. Voltea para percatarse de que puede avanzar. Un problema: a la llanta trasera le falta aire. Justo en la esquina con Río Rhin está una gasolinera. A diferencia de la atención que los despachadores de combustible prodigan a sus colegas senadores que llegan en camionetas de lujo, nadie apoya al jalisciense, que se “despacha aire” solo. No cuesta.

Sigue su camino. Cruza de lado a lado la calle, y queda listo para cruzar Paseo de la Reforma. Esa bicicleta es una aguja en un pajar colmado de carros.

¿Dejó de ser alternativa el uso de la bicicleta?

—Cualquier ciudad tiene problemas graves en el uso del espacio público; tiene lugar una lucha descarnada entre modos de transporte.

¿Cada trayecto es riesgoso?

—No es lo mismo convivir en una calle con vehículos pesados, con alguien que lo hace en un medio en el que sólo cuenta con su cuerpo como protección.

¿Qué se debe hacer ante estos problemas?

—No tenemos una cultura de respeto y en el uso del espacio público.

¿Falta que cada quien aprenda que tiene responsabilidades frente a los demás?

—Tener conciencia de que la calle es de todos.

¿Los hechos fatales recientes lastiman el uso de la bicicleta?

—Sí. Es paradójico que el más eficiente medio, que es la bicicleta, porque en distancias cortas es más rápido que cualquier vehículo y más amigable, es el que tiene menos oportunidad. Ya es un deporte extremo, prácticamente, pues es poner en riesgo la vida.

¿Falta apreciar esto?

—En Europa, la bicicleta es el más eficiente medio de trasporte, y aquí en México pareciera que es un pecado.

¿El secretario de Movilidad del DF, Héctor Serrano, dice que los ciclistas deben demostrar que tienen pericia para usar la bicicleta?

—[Los ciclistas] lo demuestran todos los días, porque salir en bicicleta en la ciudad de México es rifarse la vida. No creo que se deban hacer recomendaciones a los ciclistas de su responsabilidad, que es tener cuidado, hacer respetar el reglamento, ir por un solo carril.

¿Fue incorrecta esa apreciación?

—El funcionario debe saber qué hacer. Y si se trata de recomendaciones, yo sugiero que gestione recursos y patrocine campañas para entrar en un esquema de concientización y de cuidado.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios