Desalojan a población de calle de la Plaza de la Ciudadela

Vecinos denunciaron incremento de la inseguridad y narcomenudeo: autoridades; Personas sin hogar señalan que los retiraron de manera violenta de las carpas

Trabajadores de limpia recolectaron poco más de 40 toneladas de desechos sólidos del campamento en el que vivían cerca de 60 personas entre adultos y menores de edad. (FOTO: JUAN BOITES. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 22/10/2016 01:06 Eduardo Hernández Actualizada 01:06

[email protected]

En un operativo conjunto entre la delegación Cuauhtémoc y la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP), se desmantelaron cuatro campamentos donde vivían personas en situación de calle desde 2013 en la Plaza de la Ciudadela.

De acuerdo con la demarcación, cerca de 60 personas que habitaban la zona fueron retirados debido a que los vecinos denunciaron el incremento de inseguridad y narcomenudeo.

“Implementamos este dispositivo luego de que vecinos denunciaran concretamente trata de personas, narcomenudeo, robo a transeúntes, además de que habíamos detectado la presencia de individuos que se ostentaban como población callejera, pero que se dedicaban a la comisión de delitos”, dijo Rafael Luna Alviso, director general de Seguridad Pública en la delegación Cuauhtémoc.

El funcionario señaló que los habitantes de la zona se enfrentaban a una situación complicada ya que dentro de los campamentos había enseres que obstruían la vía pública y afectaban árboles y mobiliario urbano, así como la comercialización de sustancias tóxicas en el sitio.

En el operativo participaron 70 elementos de la Policía Preventiva, 60 de la Policía Auxiliar y 120 adscritos a la Dirección de Mercados y Vía Pública de la demarcación.

Hasta el momento personal de la Dirección General de Servicios Urbanos ha retirado 40 toneladas de desechos de los campamentos.

En 2015 la Comisión de Derechos Humanos local emitió una recomendación a la demarcación por violaciones a los derechos humanos de personas en situación de calle vinculados 12 expedientes por desalojos.

Tere Dewitth, presidenta de la Fundación Ponte en Mi Lugar, quien apoya a las personas en situación de calle, pidió a la Comisión de Derechos Humanos de la capital que se haga presente en estos desalojos, pues son violaciones a sus derechos y la delegación Cuauhtémoc cuenta con una recomendación y hasta la fecha no ha resuelto el problema.

El pasado jueves, José Ramón Amieva Gálvez, secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, presidió la instalación de la primera sesión ordinaria del Grupo de Trabajo del Protocolo Interinstitucional de Atención Integral a Personas en Riesgo de Vivir en Calle e Integrantes de las Poblaciones Callejeras, donde detalló que se atenderá a la población callejera en tres etapas; la prevención, la de intervención, a través de las brigadas, y la reinserción plena de las personas en situación de calle.

“Desde el punto de vista de la Secretaría de Desarrollo Social, nosotros consideramos a las personas con vida de calle, población callejera, como personas en situación de abandono”, dijo el funcionario capitalino. Consideró que es necesario la realización de un esquema integral de atención que agrupe las políticas públicas e intereses y esfuerzos de quienes atienden a estas poblaciones.

 

No somos delincuentes. La señora Dulce, quien vivía en las carpas en la Plaza de la Ciudadela, señaló que el personal que realizó el desalojo no resguardó su integridad e inclusos uno de sus hijos resultó lesionado tras las agresiones que sufrieron al ser retirados de la zona.

“Nosotros estábamos viendo la tele con mis niños cuando llegaron y nos avisaron. Empezaron a jalar las lonas y les pedí que se esperaran porque había niños dormidos, pero ellos dijeron que les valía, empezamos a medio acarrear unas cobijas y unas cuantas cosas para salir de ahí y nos pegaron, aunque yo les dije que estaba embarazada, incluso a uno de mis hijos le pegaron y se descalabró al caer”, comenta la mujer quien desde las primeras horas de ayer no tiene donde pasar la noche.

Dulce, sus tres hijos, su esposo, su hermano, su cuñada y su sobrino, vivían en el lugar desde hace 11 meses; antes estuvieron de un lado a otro, buscando donde pernoctar.

 

Comentarios