“Si nos multan por los cohetones, ya ni modo”

Miles de familias participan en desfile del Peñón de los Baños; para organizadores pesa más tradición que medio ambiente

“Si nos multan por los cohetones, ya ni modo”
Desde las 8:00 horas la música de la tambora comenzó. En la avenida Quetzalcóatl los colonos, disfrazados con coloridos trajes que representaron a los zacapoaxtlas, al Ejército Mexicano y al batallón francés (FERNANDO RAMÍREZ. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 06/05/2016 01:07 Eduardo Hernández, David Fuentes, Sandra Hernández e Isaías Robles Actualizada 01:07
Guardando favorito...

[email protected]

Pese a que las autoridades de la delegación Venustiano Carranza y del Gobierno de la Ciudad de México prohibieron realizar el carnaval en conmemoración del 154 aniversario de la Batalla de Puebla, en la colonia Peñón de los Baños, este jueves los colonos salieron a festejar.

La mañana de ayer se mantuvo la Fase 1 de contingencia ambiental en la Ciudad de México; sin embargo, los vecinos de los barrios de la Ascención, del Carmen y de los Reyes, que conforman Peñon de los Baños, salieron con sus cohetones omitiendo las medidas por la mala condición del aire.

“Las autoridades nos prohibieron el evento, pero no lo pudimos cancelar, tenemos 86 años con esta tradición en el Peñon de los Baños, no podemos detener a la gente. No es un carro u otro contaminante, es una tradición única aquí en la Ciudad de México”, explicó Janos Rodríguez Nolasco, presidente de la Asociación Civil 5 de Mayo, una de las organizadoras.

Como cada año, miles de familias salieron a las calles para bailar y festejar. Desde las 8:00 horas la música de la tambora comenzó, en la avenida Quetzalcóatl los colonos, disfrazados con coloridos trajes que representaron a los zacapoaxtlas, al Ejército Mexicano y al batallón francés, se reunieron para iniciar el recorrido. Los habitantes de los tres barrios, sus bandas y agrupaciones caminaron y empezaron a echar cohetones.

Hombres vestidos con falda, blusa y trenzas en la cabeza eran los encargados de disparar las escopetas que contenían pólvora y papel. Algunos de los disfrazados no sabían el significado de la vestimenta, sólo decían que era una tradición y salían a divertirse.

“Creo que nadie sabe el porqué de la vestimenta, la mayoría solo se viste de mujer y viene a echar relajo, pero este disfraz es un reconocimiento a las soldaderas que participaron en la batalla, las que también tomaron las armas”, comentó Emilio.

Con las manos sucias de pólvora, también algunos niños tomaron la escopeta y disparaban, quedando tiznados de manos y brazos.

Los vecinos caminaron por los tres barrios, echando cohetones a su paso, pero los pistoleros preferían disparar en los bajopuentes de Río Consulado y avenida Oceanía, pues hacían retumbar el piso y el sonido era más fuerte, aunque la gente que permanecía arriba corría para resguardarse.

“Bajé del metro y no había visto que estaba el desfile, cuando caminaba en el puente se escucharon los disparos y me eche a correr, aunque después el policía me explicó de qué se trataba”, dijo la señora Elena, mientras tomaba imágenes a los disfrazados.

Más de 10 mil 500 personas participaron en este desfile, incluidos los más pequeños del hogar, quienes tuvieron que soportar el sonido de los disparos y las nubes de pólvora.

“Lo cuidamos muy bien, no pasa nada, aquí vamos toda la familia”, dijo la madre de José Luis, de un año de edad, quien iba disfrazado de charro, pero no traía tapones en las orejas.

Durante más de cinco horas, los habitantes de Peñón de los Baños caminaron por toda la colonia hasta llegar a Parque de la Quemada, sobre la avenida Hidalgo; ahí, Janos Rodríguez Nolasco agradeció a los vecinos y los exhortó a seguir con las tradiciones.

Terminando el desfile se hizo la primera representación de la batalla en el barrio del Carmen y durante una hora se realizan tiros, truenos y empujones. Tras la primera batalla descansaron dos horas para luego continuar con los tratados de Loreto y Guadalupe, en la calle de Hidalgo y Chimalhualcán.

Después los contingentes subieron al cerro para realizar la última representación de la batalla, las tropas francesas subieron por el lado del aeropuerto, mientras las tropas zacapoaxtlas, por el Río Consulado.

Terminado el duelo, los que representaron el papel de los mexicanos, quienes ganaron este épico enfrentamiento, concluyeron con la frase “mi general, ¡cumplimos!”. Este año los golpes no pasaron a mayores, como en años anteriores.

“La unión de barrios y de la Asociación Civil 5 de Mayo estamos preparados para lo que venga, las multas o lo que tenga que decir la autoridad. Ni modo, pero no podemos parar esta celebración, es un día, no son diez veces al año”, concluyó Janos.

Temas Relacionados
contaminación ambiental
Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios