Suscríbete

Agustín Alanis Fuentes, maestro de tres

María del Carmen Alanis

—In memoriam—

 

El pasado martes 29 de agosto a las 7:55 am, falleció mi Padre, Agustín Alanis Fuentes, a los 87 años de edad. El testimonio de su desempeño como servidor público por 60 años está a la vista en medios, notas, reportes e informes; acreditado como docente en la UNAM por 65 años de las asignaturas de Derecho Laboral y Derecho Penal, está en aulas, auditorios, pero sobre todo en el alma y mente de sus incontables alumnas y alumnos.

 

La permanente presencia como padre, abuelo y bisabuelo en el corazón de todas y todos nosotros, sus 4 hijos, 6 nietos y una bisnieta, su adorada Julia. En este espacio que generosamente me ofrece el Gran Diario de México quiero agregar mi recuento como su hija.

 

“Don Agustín”, como lo conocen sus amistades, nació en esta Ciudad el 19 de febrero de 1930. Fueron sus padres Esperanza García y Ángel Alanis Fuentes, conocido como El Tanque Rojo, por su orientación socialista y amistad con Vicente Lombardo Toledano, y quien también fuera procurador de Justicia con el presidente Álvaro Obregón. De su padre, el joven Agustín recibió su convicción social y orientación docente.

 

Fue esa misma convicción social, y sobre todo del imperio de la ley, la que lo llevó a trabajar como agente de la Policía Judicial y ya titulado agente del MP. Esa experiencia fue el sedimento que le sirviera años después para elaborar toda una política pública singular, cuando fue procurador general de Justicia del DF.

 

Esa política consistió en humanizar la justicia, mediante un acercamiento del MP con el ciudadano, para despertarle confianza en la institución. Prácticas ingeniosas de esa filosofía fueron la creación de brigadas ciudadanas con estudiantes y actores sociales, para que, sin previo aviso, de repente llegaran a una agencia del MP, observaran la actuación de agentes y autoridades, y directa y personalmente le reportaran cualquier anomalía o irregularidad al procurador. Corrupción cero era una de sus acciones.

 

Otra fue la premisa de “investigar para detener, y no detener para investigar”, además de la plena observancia de los derechos humanos en las prácticas investigadoras y de ejercicio de la acción penal, con lo que se adelantó por muchos años a la creación de la CoIDH, a CNDH y, sobre todo a la reforma constitucional en la que se implementó el modelo acusatorio adversarial.

 

En el ámbito laboral, como subsecretario del Trabajo hizo de una nueva metodología de la conciliación su arma para la solución de los conflictos obrero-patronales, y también impulsó un programa cultural y de apoyo a la educación obrera.

 

En la UNAM, siempre su UNAM, su cátedra era una suerte de religión que practicó por 65 años, con la entusiasta participación de sus alumnos en la aplicación, práctica y evaluación de una metodología didáctica, que forzó a las personas estudiantes a pensar.

 

Mucho agradezco el merecido homenaje que hoy a las 12 horas se le rinde en el aula Jacinto Pallares de la Facultad de Derecho de la UNAM.

 

Como padre, abuelo y bisabuelo, fue un creyente en la unión y la armonía familiar. Devoto esposo de su amada Judith, quien falleciera años antes. Honrar su memoria, un recuerdo permanente a sus hijos y nietos. La comida familiar era imperdonable, lo mismo cumpleaños, santos que fiestas navideñas, pero siempre respetuoso del camino profesional, que cada hija e hijo escogiera. Así resultamos un ingeniero, una historiadora del arte y dos abogados. Siempre presto al apoyo y al consejo que mucho disfrutaron, sobre todo sus nietos.

 

En suma, don Agustín fue un hombre preclaro desde joven, que sin complicaciones decidió que 3 serían las pasiones de su vida a las que se habría de entregar en cuerpo y alma: su patria, México, a través del servicio público con ingenio y sobre todo honestidad; su UNAM con la docencia; y su familia, con apego, pero sobre todo con un profundo ¡amor!

 

Las tres en el mismo plano, sin jerarquías ni preferencias, las tres al mismo nivel. Descanse en paz Agustín Alanis Fuentes.

 

Consultora para América Latina de la Fundación Kofi Annan.
Investigadora invitada de la Escuela de Derecho de Harvard.
@MC_Alanis

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios