Se encuentra usted aquí

La culpa de EU en el tema migratorio

31/07/2019
01:23
-A +A

¿Cuál responsabilidad histórica arrastra Estados Unidos en la crisis de postración socioeconómica y violencia de Guatemala, Honduras y El Salvador que detonó la masiva e incesante migración irregular de guatemaltecos, hondureños y salvadoreños por México a suelo estadounidense?

¿Cuál culpa comparte EU con las élites militares, económicas y políticas que, desde el siglo XX y con impunidad y corrupción, controlan el poder tradicional del Triángulo Norte de Centroamérica?

Para el (estatal) comisionado de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera, urge “la atención diligente de las causas estructurales que nos mantienen en el subdesarrollo, como sociedad y Estado y, a la mayoría de la población, en situación de pobreza determinante de la condición prevaleciente de vida indigna (...) Atender prontamente esa necesidad abarcaría las causas estructurales del desplazamiento forzado interno y de la migración forzada”, pronosticó, en una declaración para EL UNIVERSAL.

Con más de la mitad de sus aproximadamente 32 millones de habitantes en la miseria, en los tres violentos e inseguros países hay unos 4.4 millones de subalimentados, reveló la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Honduras sumó 71 mil 695 homicidios de 2004 a 2018, según la (estatal) Universidad Autónoma de ese país. El (estatal) Instituto de Ciencias Forenses de Guatemala reportó 63 mil 352 asesinatos de 2008 a 2018 en esa nación, cuya guerra civil, de 1960 a 1996, dejó 250 mil muertos y desaparecidos.

El (estatal) Instituto de Medicina Legal de El Salvador contabilizó 72 mil 745 homicidios de 1999 a 2018 en ese país que alcanzó de 75 mil a 80 mil muertos en su conflicto bélico, de 1980 a 1992.

“EU tiene culpa histórica por impulsar en la zona una política neoliberal que, sin fomentar desarrollo, atiza la desigualdad, y por imponer regímenes militares derechistas dictatoriales en el siglo XX”, dijo la hondureña Karla Rivas, coordinadora de la (no estatal) Red Jesuita con Migrantes Centroamérica, de Honduras.

Al afirmar que, con el viejo aparato político intacto, la crisis socioeconómica disparó la migración ilegal, adujo que “la fisura social llevó a cada vez más centroamericanos a buscar fuera de Centroamérica los sueños que nunca hallaron en sus países”.

EU alegó que su presencia en el istmo defendió la democracia, contuvo la expansión comunista de Cuba con guerrillas izquierdistas e impulsó el progreso.

Los conflictos armados en Guatemala y en El Salvador y su secuela de inestabilidad regional estallaron por la puja indirecta Wa-shington-Moscú en la lucha de Guerra Fría de anticomunismo versus comunismo y heredaron mayores deudas socioeconómicas que la pacificación del área, de 1987 a 1996, nunca saldó.

La migración irregular a EU persistió antes, durante y después de las guerras, con un lento nacimiento a la democracia en el Triángulo, de 1982 a 1992. Unos 400 mil guatemaltecos, salvadoreños y hondureños migran en promedio al año a EU en el siglo XXI a unirse a millones de sus paisanos que viven legal o ilegalmente en ese país y el número llegaría a 800 mil en 2019, según alertas oficiales.

Tras asumir la presidencia en enero de 2017, Donald Trump exigió al Triángulo detener el flujo y ordenó, en marzo, suspenderle la ayuda financiera de EU en castigo por ser incapaz de frenar las corrientes humanas. Así, la Casa Blanca cargó la responsabilidad en los tres frágiles países.

“EU ha tenido una política muy poco favorable al desarrollo del Triángulo”, adujo la salvadoreña América Romualdo, coordinadora de Las Dignas, ente no estatal de San Salvador de estudios femeninos. Aseguró que “en una época EU tuvo una función más de financiar las guerras que de financiar proyectos de desarrollo. Eso contribuyó a generar mayores desigualdades en la zona. Al final las personas ven como única posibilidad la de migrar, porque las opciones de progreso son muy limitadas. EU debiera de asumir mayor responsabilidad por el empobrecimiento de la región” .


Corresponsal

En la foto: Centro de detención de inmigrantes, en McAllen, Texas, el pasado 12 de julio, durante una visita del vicepresidente Mike Pence. JOSH DAWSEY. AP

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN