Se encuentra usted aquí

"Arreglos" a lo chino

11/03/2018
02:16
-A +A

En junio de 1929, el gobierno del presidente interino Emilio Portes Gil y dos obispos mexicanos, delegados por la Santa Sede, firmaron unos “arreglos”, también calificados de “modus vivendi” para poner fin al conflicto religioso, político y militar (la Cristiada). Entre 1931 y 1936/1938 esos “arreglos” no fueron respetados por el gobierno, muchos católicos pensaron que los obispos habían engañado al Papa, al convencerlo de aceptar unos arreglos tramposos. A la distancia el historiador sabe que el Papa no fue engañado y que, a mediano y largo plazo, la Iglesia ganó su apuesta.

Puede que muy pronto los católicos chinos se encuentren en una situación semejante. El gobierno chino sigue oficialmente “comunista”, cuando ha adoptado un capitalismo dinámico y sin frenos; del comunismo conserva el partido único, el uso de la represión y el odio/temor a la religión.

“La fe religiosa es una línea roja infranqueable para cualquier militante comunista. Los miembros del Partido deben ser marxistas firmemente ateos, obedecer a las normas partidistas y abrazar la fe del partido”. Palabras del secretario de Asuntos Religiosos. Una religión (la “fe”) de la anti-religión.

El presidente Xi Jinping, que acaba de lograr la posibilidad de seguir en el poder sin limitación temporal, ha declarado que las cuestiones religiosas son de “especial importancia” y el XIX Congreso del Partido Comunista de China llamó a “sinizar” (“chinizar”) todas las religiones existentes en el país. Por lo mismo, a principio de febrero, una nueva ley entró en vigor para reforzar el control, de por sí bastante eficiente, sobre todas las actividades religiosas.

Vigilancia en internet, vigilancia de las escuelas, castigo de las reuniones o propaganda de grupos religiosos no registrados oficialmente, etc. Queda claro que para el gobierno la religión y todas las confesiones representan un asunto de seguridad nacional y, por lo tanto, quedan, deben quedar bajo control estrecho del Estado. Un mal que no se puede erradicar, debe controlarse, especialmente cuando toma dimensiones epidémicas. Como decía el secretario de Gobernación del gobierno del presiente Calles: hay que reglamentar la profesión clerical como otros negocios inmorales, la prostitución y los dentistas”.

¿Dimensiones epidémicas? Sí. Todos los estudios, incluso oficiales, concuerdan. El vacío ideológico y moral creado por el brutal capitalismo chino ha provocado, en reacción, una búsqueda ferviente de valores morales que millones de personas encuentran, ahora, en la religión. Hay 245 millones de budistas declarados en un país de mil 400 millones y los cristianos pasan de 100 millones, cuando el Partido (PCCh) cuenta unos 80 millones de inscritos (teóricamente ateos, teóricamente…). La prodigiosa expansión de los evangélicos permite pensar que, en 2030, unos 250 millones de cristianos harán de China la comunidad cristiana más numerosa en el mundo.

¿Y los católicos? Los católicos chinos han sufrido la misma suerte que los ortodoxos rusos; en una primera etapa, el poder ha intentado destruir totalmente la Iglesia. En una segunda etapa, después del fracaso de la violencia, optó por el cisma, crear una Iglesia católica apostólica china, desligada del Papa. El resultado: como en la URSS, una Iglesia oficial, debidamente registrada y reconocida por el gobierno, y una Iglesia de las catacumbas. Fue en 1957 cuando Beizhing creó la Iglesia Patriótica Católica China y empezó a nombrar obispos; muchos católicos se negaron a seguir una Iglesia dirigida por obispos no designados y consagrados por la Santa Sede, de modo que hoy en día más de la mitad de los 15 a 20 millones de católicos participan en la vida de la Iglesia de las catacumbas.

Periódicamente, Roma entabla negociaciones con el gobierno chino, negociaciones que, hasta ahora, han fracasado. Recientemente, un obispo de esa Iglesia, monseñor Guo Xijin, recibió la visita de un emisario del Vaticano que le pidió servir bajo la autoridad de un obispo nombrado por el gobierno, monseñor Zhan Silu… monseñor Guo Xijin ha dicho que estaría dispuesto a hacerlo si tal es el precio de un acuerdo entre Beizhing y Roma; sin embargo, duda mucho que los eventuales arreglos signifiquen que el gobierno esté dispuesto a soltar su control sobre la Iglesia. Roma sueña con unir Iglesia oficial e Iglesia de las catacumbas. ¿A cuál precio?

Investigador del CIDE.
[email protected] cide.edu

Jean Meyer
Es un historiador mexicano de origen francés. Obtuvo la licenciatura y el grado de doctor en la Universidad de la Sorbonne. Es profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia...

TEMAS