Se encuentra usted aquí

Instrucciones para sobrevivir la precampaña

En nuestro análisis de conciencia patriótica es indispensable añadir a la lista de agravios la falta de reforma al artículo 102
26/01/2018
02:12
-A +A

Haciendo un “examen de conciencia patriótica”, en honor a Jorge Ibargüengoitia, podemos identificar dos fechas próximas e importantes: el 11 de febrero y el 30 de marzo. Si el análisis es riguroso y honesto nos daremos cuenta que esas fechas no significan nada para nosotros. Estas fechas no se unen a la lista de datos históricos que señalan el natalicio insigne de un prócer de la patria, sino que marcan el fin de la precampaña y el inicio de la campaña electoral.

Siguiendo con el examen, intentemos identificar qué es lo que más nos irrita del periodo de precampaña en el que nos vemos inmersos. La lista de opciones es larga. Por un lado se siente la imposición abrumadora de anuncios que más que estar dirigidos a los miembros de un comité, de cuyos nombres no quiero acordarme, son una interrupción visual y sonora. Si ha tenido suerte, los spots de las precampañas no han hecho mella en su vida cotidiana con discusiones absurdas entre conocidos en las que se discute por qué Ricardo Anaya no puede tocar tantos ritmos musicales ni sentirse traductor oficial de la ONU. Por otro lado está la molestia ante una precampaña que identificamos como una farsa de campaña disfrazada, ya que las contiendas internas entre posibles precandidatos de un partido o coalición se definieron mucho antes. La falta de propuestas concretas relacionadas con los problemas que vivimos se vislumbra como otro contendiente a ganar el premio al rencor vivo de los mexicanos.

Lo que se nos olvida en este recuento de agravios electorales es que a pesar de que muchos servidores públicos hayan renunciado para buscar otro puesto de elección popular o participar en la campaña de otro candidato (o partido), las instituciones gubernamentales y los tiempos legislativos siguen su marcha. Todo este ejercicio de conciencia lo traigo a colación para recordar otro número insigne que deberá formar parte de este examen de conciencia patriótica: el 102.

El artículo 102 de la Constitución establece la transición de la Procuraduría General de la República a una Fiscalía General de la República. Este cambio, que a primera vista parecería sólo ser un cambio de nombre, implica la reforma del sistema de procuración de justicia en el país para dotar de autonomía, eficacia e independencia a uno de los eslabones más problemáticos de nuestro sistema de justicia. El artículo 102 y sus transitorios establecen los requisitos para ser fiscal general, los procedimientos de designación y remoción de esta figura, las competencias que tendrá la Fiscalía, la conformación en fiscalías especializadas, así como la formación que deben poseer los servidores públicos que trabajen en ella. En diciembre del año pasado, aprovechando el inicio de la saturación de mensajes preelectorales, se aprobó la modificación a uno de los transitorios del art. 102 (el décimosexto), el cual especificaba que el procurador en funciones se convertiría en el primer fiscal general del país al momento de la creación de la Fiscalía. Sin embargo, a pesar de esta modificación al “pase automático” es necesario continuar con la reforma integral al art. 102 y sus transitorios para continuar con el diseño institucional de la nueva fiscalía. De no hacerse esta modificación, el cambio sí será sólo de nombre.

Quizás usted se ha vuelto inerme a las tonadas monótonas de los anuncios de precampaña, sin embargo, en nuestro análisis de conciencia patriótica es indispensable añadir a la lista de agravios la falta de reforma integral al artículo 102.
 

Directora Ejecutiva de Impunidad
Cero. @itelloarista

Directora Ejecutiva de Impunidad Cero. Maestra en Relaciones Internacionales por NYU y ex becaria Fulbright-García Robles. Licenciada en Filosofía por la UNAM.

Comentarios