22 | MAR | 2019

Avalan aumento en impuesto a compra de casas en Cancún

31/12/2016
16:36
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Quintana Roo
-A +A
El Congreso de Quintana Roo aprobó el incremento del 2 al 3 por ciento en el impuesto, planteado por el alcalde de Benito Juárez, Remberto Estrada Barba, quien pretende recaudar 300 millones de pesos

A partir del 2017 comprar una casa en Cancún será más caro, luego de que el Congreso de Quintana Roo aprobase el incremento del 2 al 3 por ciento del Impuesto sobre la Adquisición de Bienes Inmuebles (ISABI) planteado por el gobierno municipal de Benito Juárez, presidido por el alcalde Remberto Estrada Barba.

Con este aumento, el edil pretende recaudar 300 millones de pesos e incluirá viviendas de interés social, pese a que la 15 Legislatura impuso un candado para evitar esto último, de acuerdo con representantes de 25 cámaras empresariales, cuerpos colegiados y asociaciones civiles.

Estos sectores solicitaron al gobernador del estado, Carlos Joaquín González, ejercer su facultad de veto para impedir que lo aprobado por el Congreso cobre vigencia a partir de su publicación en el Periódico Oficial del estado.

Entre los firmantes de la solicitud se encuentran la Asociación de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), a través de sus distintas delegaciones en el estado; la Coparmex-Cancún, el Consejo Coordinador Empresarial y del Caribe (CCEyC), y la Asociación de Mexicana de Mujeres Empresarias (AMMJE).

También la Confederación de Cámaras Empresariales, la Canacintra local, la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Vivienda (Canadevi-Cancún); el Colegio y la Barra de Abogados, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en la entidad, entre otros.

La petición abarca al Congreso Local para discutir y votar una contra reforma que dé marcha atrás con el aumento del ISABI e incluso, para reducirlo, del 2 al 1 por ciento. Ambas cartas no fueron recibidas ni por el ejecutivo estatal, ni por la Legislatura, al ser periodo vacacional, informó Eduardo Galaviz, integrante del Observatorio Ciudadano Legislativo, que también se inconformó con la medida.

La iniciativa para incrementar el impuesto fue presentada por la diputada del Partido Verde (PVEM), Tyara Scheleske de Ariño, el 7 de diciembre.

La legisladora declaró que se reunió con empresarios para tocar el tema, lo cual fue desmentido públicamente por el sector inmobiliario, que aclaró que lo más que sucedió, fue una reunión con el diputado del Verde, José de la Peña, para exponerle la sorpresa ante la iniciativa de Scheleske que perjudica a quienes pretenden hacerse de una propiedad a partir del 2017.

El legislador quedó de convocar a una siguiente reunión para trabajar en el tema, pero lo siguiente que ocurrió unos cuantos días después, fue que el aumento del ISAI fue aprobado, con una salvaguarda para inmuebles con valor aproximado de 400 mil pesos, a quedar exentos del incremento, reprochó James Tobin, presidente saliente de la AMPI.

El empresario señaló que la medida sólo mitigó el impacto que habría sido “desastroso” para el sector inmobiliario, pero sigue perjudicando al comprador, incluso al de vivienda popular, sin contar con que además del aumento del 2 al 3 por ciento del ISAI (un 50 por ciento), se adiciona un 10 por ciento que no queda claro a razón de qué es.

Tobin realizó un cálculo a manera de ejercicio, para dimensionar el impacto. Por ejemplo, para una casa con valor de 700 mil pesos, con un crédito a pagar de un millón 781 mil 736 pesos, en 20 años, con tasa del 10 por ciento se tendría que pagar una mensualidad de seis mil 755 pesos. Con el 2 por ciento del ISABI más un 10 por ciento adicional, se deben pagar 15 mil 400 pesos.

Entre gravámenes y derechos, habría que desembolsar, de entrada, 64 mil 500 pesos, sin considerar enganche y gastos notariales.

Como el banco presta hasta el 30 por ciento de la capacidad del comprador, éste debe ganar al menos 22 mil 517 pesos mensuales para ser sujeto del crédito.

Esa misma casa, con el ISABI del 3 por ciento, valdrá 812 mil pesos, con pagos mensuales de nueve mil 513 pesos, con un crédito de dos millones 462 mil 118 pesos.

Del ISABI y el 10 por ciento adicional, se pagarían 40 mil 600 pesos; el desembolso inicial se dispararía a 82 mil 952 pesos y, para ser sujeto de crédito, se tendrían que ganar 31 mil 717.63 pesos mensuales.

“Por lo anterior consideramos que el ISABI debe suspenderse. El gobernador debe ejercer su facultad para vetar la publicación del incremento del 2 al 3 por ciento, que en realidad es del 50 por ciento y se debe presentar una nueva iniciativa para disminuirlo de 2 a 1 por ciento para incentivar a los consumidores finales que son los habitantes de Benito Juárez”, subrayó Tobin.

El bloque empresarial ha comenzado a viralizar el tema a través de redes sociales y vía mensajes de WhatsApp, refrendando la solicitud a Carlos Joaquín y reprochando el “albazo” de las y los legisladores, cuando presuntamente se viven en Quintana Roo los tiempos de cambio y transparencia.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios