22 | NOV | 2019
Cuauhtémoc Blanco rindió su informe en el Museo de la Ciudad, ante 300 personas, entre políticos, futbolistas, familiares y líderes populares. (TONY RIVERA. EL UNIVERSAL)

'El Cuau' llora y encara a sus adversarios en su informe

21/12/2016
04:20
Justino Miranda / Corresponsal
Cuernavaca
-A +A
Les voy a volver a ganar, advierte edil a detractores que buscan su destitución; cinco de 13 regidores no acuden a ceremonia; aluden falta de seguridad

[email protected]

En su espacio, El Cuau se engalla y en un claro mensaje a quienes promueven su destitución a través de un juicio político, les dice: “Les voy a volver a ganar”. Es su primer informe de labores en la presidencia municipal de Cuernavaca y Cuauhtémoc Blanco Bravo ocupa 95% de su discurso de 19 minutos para dirigirse a sus detractores.

“Me dicen que soy un ignorante. No sé de Derecho, ni de política, pero sé cómo ayudar a la gente. Yo no creo que la política sea principalmente una cosa técnica. Para hacer política de bien, primero tienes que ser honrado y tienes que ser auténtico. La gente tiene que poder confiar en ti”, afirma.

Pero a El Cuau lo invade el sentimiento y llora en tres ocasiones. La primera cuando relata su origen en la Ciudad de México, en una colonia “donde la fuerza es la única ley y te acostumbras a defenderte solo. Por eso, me voy a defender hasta las últimas consecuencias”.

Enseguida habla de sus amigos de siempre, los futbolistas que “me enseñaron que la única forma de ganar es con esfuerzo y dedicación”. Uno de sus colaboradores le acerca servilletas y limpia sus lágrimas cuando se dirige a su familia sentada en primera fila.

“Gracias al futbol pude salir adelante y tener una vida sin necesidades, pero no se me olvida de dónde vengo. Por eso se me hace una injusticia robarle a la gente, pero se me hace peor robarle a la gente más necesitada”, acusa el edil, quien para esta ocasión dejó tenis, mezclilla y las camisas a cuadros. Ahora lleva traje y corbata.

Blanco presidió el informe con la ausencia de ocho de 13 regidores, quienes dirigieron una carta a la prensa y expusieron que no acudirían por falta de medidas de seguridad. Ese grupo de concejales se distinguen por apoyar la destitución de edil.

Al Museo de la Ciudad ingresaron unos 300 invitados, entre políticos, ex jugadores del América, familiares y líderes de colonias populares. En el estrado, El Cuau fue acompañado por su gabinete de gobierno y cinco regidores del PAN, PRI y Partido Humanista.

Desde ese espacio defendió su derecho a ser alcalde, bajo el argumento de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación es la única autoridad que puede decir si cumplió o no con los requisitos de elegibilidad para el cargo.

“Y [el tribunal] dijo que sí en su momento. Ya es cosa juzgada”, afirmó Blanco Bravo en alusión al juicio político que se le sigue por presuntamente falsificar documentos para acreditar su residencia en esta ciudad.

“Me quisieron revocar el mandato y luego me quisieron suspender de mi cargo, y ahora me quieren hacer un juicio político por algo que no es cierto”, dice. “Lo que está pasando es muy obvio: estos personajes tienen miedo. Están acostumbrados a hacer lo que ellos quieren… y a amenazar a la gente. Yo no les quise seguir el juego”, expresó el edil.

Blanco aseguró que cuando asumió el cargo se dio cuenta de que estaban robando el dinero de la gente y por eso los corrió, dijo en clara alusión a Roberto Yáñez, ex secretario municipal y líder del Partido Socialdemócrata, cuyo instituto lo llevó al poder.

“Yo no me debo a ningún partido, me debo a la gente, a esas 40 mil personas que votaron por mí, y no las voy a traicionar. Voy a seguir gobernando con sensatez y con decencia. Voy a seguir denunciando la corrupción y a los corruptos”, sostuvo.

El Cuau terminó su discurso en medio de gritos de apoyo: “No estas solo”, “no te rajes”, y después inició el show del comediante El Costeño.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios