Hallan en siete años 116 fosas clandestinas en Nuevo León, según ONG

Refiere que no es claro, en cambio, definir el número exacto de víctimas, por el estado de los restos encontrados
11/12/2016
18:01
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey, NL
-A +A

Entre enero de 2009 y junio de 2016 fueron localizadas 116 fosas clandestinas en Nuevo León, siendo los años de 2012 y 2014 los que  tuvieron un mayor número de fosas encontradas, con 28 en cada uno, señaló Ciudadanos en Apoyo a Derechos Humanos (CADHAC), con base en datos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, obtenidos mediante una solicitud de información.

 

Sin embargo, asentó la asociación civil, en su informe 2009-2016 “Desapariciones en Nuevo León, desde la mirada de CADHAC", no se sabe cuántos cuerpos han sido encontrados en todos esos sitios “ya que en algunos casos se trata de cadáveres completos y en otros de cientos o miles de fragmentos, resultado de procesos de destrucción química, o mecánica de los cuerpos (mutilación), lo que dificulta enormemente la identificación de las víctimas”.

 

Por eso, mientras no se conozca la identidad de quienes fueron arrojados en esas fosas, no se puede saber si allí se localizan personas que se considera desaparecidas, y tan sólo se trata de un indicio del posible destino de víctimas de desaparición, expuso la asociación civil que dirige la religiosa Consuelo Morales Elizondo.

 

Pero además, puntualizó la CADHAC, a las fosas clandestinas y cuerpos abandonados en caminos y brechas “hay que agregar los cuerpos inhumanos como NN (No Nombre) en las fosas comunes de los panteones municipales y recordó que en febrero de 2011, por falta de espacio en el anfiteatro del Hospital Universitario, se inhumó la cifra récord de 70 cadáveres que tenían meses sin identificar.

 

Asimismo, entre enero de 2012 y julio de 2013, en la entidad fueron inhumados 122 cadáveres de personas sin identificar, entre ellos los 45 torsos que fueron abandonados en mayo de 2012, en la carretera a Cadereyta.

 

En vista de lo anterior, señaló la asociación defensora de los derechos humanos, resulta evidente que las ambigüedades y disparidad de criterios para registrar los casos de desapariciones, la falta de información precisa sobre fosas, sobre los restos y cuerpos encontrados, y de su identificación, “se vuelve prácticamente imposible conocer las dimensiones del problema de la desaparición de personas en México, y más específicamente en Nuevo León”.

 

En la información proporcionada por la Procuraduría de Justicia a CADHAC, se detalló que en 2009 se localizaron dos fosas clandestinas, nueve en 2010, 18 en 2011, 28 en 2012, 10 en 2013, 28 en 2014, 19 en 2015, y dos hasta junio de 2016.

 

Con militarización aumentaron violaciones a Derechos Humanos y la violencia

 

Destacó la asociación civil que junto con la declaración de guerra  contra el narcotráfico que realizó el ex presidente Felipe Calderón en diciembre de 2006, según las propias estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se incrementaron los delitos considerados graves como el homicidio doloso, secuestro, robo con violencia, extorsión, así como la cantidad de las personas desaparecidas.

 

En enero de 2007 iniciaron los patrullajes del Ejército por las calles de Monterrey, sin embargo, los niveles más altos de ejecuciones relacionadas con el crimen organizado ocurrieron en la entidad de 2010 a 2012, al registrarse 611 casos en 2010, mil 789 en 2011 y mil 282 en 2012.

 

En diciembre de 2011, -el año de más muertes violentas en Nuevo León- el entonces secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, ratificó con el gobierno estatal un convenio para que casi tres mil militares, marinos y policías federales, permanecieran un año más en la entidad, en coincidencia con el fin del sexenio de Felipe Calderón.

 

En el Informe, CADHAC afirma que en la República, a partir de la militarización de la lucha contra el narcotráfico, se dispararon las quejas contra la Sedena y Semar, ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

 

Así, en 2006, un año antes de la militarización, hubo 206 quejas contra las Fuerzas Armadas, que aparecieron en sexto sitio entre las autoridades identificadas como violadoras de los derechos humanos;2007 hubo 398 y pasaron al sitio tercero; en 2008 fueron mil 273 quejas y subieron al primer sitio; en 2009 hubo mil 833 y se mantuvieron en primer lugar; en 2010, hubo mil 613 quejas y conservaron el primer sitio en señalamientos como violadoras de derechos humanos.

 

En 2011, hubo dos mil 190 quejas contra Sedena y Semar (la cifra más alta en lo que va de la llamada guerra contra el narcotráfico), lo que propició que continuaran en primer lugar entre las autoridades señaladas como violadoras de derechos humanos; en 2012, se presentaron 1921 quejas, y continuaron en primer sitio.

 

Para 2013 hubo mil 196 quejas contra  la Sedena y Semar pasaron al segundo lugar entre las autoridades identificadas como violadoras de derechos humanos; en 2014, hubo mil 016 quejas y pasaron al tercer sitio; y en 2015 hubo mil quejas y otra vez se colocaron en tercer lugar. Hasta el trece de octubre de 2016, Cadhac no tuvo información disponible correspondiente al presente año.

 

Finalmente, en cuanto a las recomendaciones emitidas por la CNDH contra la Sedena y/o Semar, mencionó Cadhac en su informe, hubo una en 2006; seis en 2007; 16 en 2008; 31 en 2009; 27 en2010; 25 en 2011; 21 en 2012; 10 en 2013; dos en 2014; dos en 2015; y diez en 2016 hasta el trece de octubre.

 

alg/ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS