Van contra proyectos de hidrocarburos y minerales en Chiapas

Los campesinos consideran que el aprovechamiento del subsuelo “destruirá el medio ambiente, depredará a las comunidades y las sumirá más en la pobreza y la marginación económica”

Foto: Óscar León / EL UNIVERSAL
Estados 26/10/2016 16:16 Oscar Gutiérrez / Corresponsal Tuxtla Gutiérrez Actualizada 16:23

Comunidades indígenas de cinco municipios de la región zoque de Chiapas se declararon en resistencia contra los proyectos extractivos de hidrocarburos y minerales impulsados por empresas transnacionales, como parte de la aprobación de 119 concesiones de exploración y explotación aprobados para Chiapas, denunciaron autoridades ejidales y representantes comunitarios.

Los lugareños alertaron que el aprovechamiento del subsuelo proyectados para los municipios de Tecpatán, Francisco León, Mezcalapa, Copainalá, Ostuacán, Chapultenango y Coapilla evidencia la aplicación directa de la reforma energética que “destruirá el medio ambiente, depredará a las comunidades y las sumirá más en la pobreza y la marginación económica”.

José Guadalupe Náñez, agente municipal de San Miguel La Sardina del municipio de Tecpatán informó que en decenas de ejidos, comunidades y rancherías de la región existen proyectos de extracción de petróleo, gas, uranio y oro, entre otros hidrocarburos y minerales valiosos.

En conferencia de prensa, acompañado de 14 comisariados ejidales y agentes municipales, el representante comunitario denunció que funcionarios de la Secretaría de Energía, de la secretaría estatal de Gobierno y de los Ayuntamientos han buscado persuadirlos, con engaños, y amenazado para que cedan a la explotación de su territorio.

El pasado 7 de octubre, los funcionarios llegaron a los municipios, expusieron y argumentaron la pretensión de realizar los proyectos extractivos “ que traería grandes beneficios sin especificar cuáles; nos pidieron que habláramos con las comunidades para consultarles si cedían permiso para que las empresas ingresaran, pero la respuesta de la gente fue un rotundo no”, precisó José Guadalupe Náñez.

En un documento suscrito por las autoridades ejidales, los poblados de la etnia zoque ratificaron su rechazo a la exploración y explotación de los recursos naturales en esa región, porque esas actividades “ traen muchos daños ambientales al contaminar el agua, el aire y poner en riesgo los ecosistemas con su diversidad de fauna y flora”.

Los zoques llamaron a las comunidades y municipios de la entidad – “donde existen 119 concesiones aprobadas para empresas de Estados Unidos y Canadá”- a que no “ se dejen engañar y unamos fuerzas en la defensa de los territorios y la cultura ancestrales”.

Los inconformes advirtieron que “la llegada de las extractoras será mucho más dañina que las erupciones del volcán Chichonal en esa región, en 1982, porque los daños a la tierra serán permanentes e irreversibles”.

Antonio Sánchez Altunar, tenía 27 años cuando la madrugada del 29 de marzo huyó con su familia de la furia de las bocanadas de roca y ceniza. Dos años después volvió a Francisco León, cuando “ la tierra se calmó y nos permitió cultivarla nuevamente para el sustento”.

A la tierra, afirma, la cuidamos como “nuestra madre porque en su regazo nos alimentamos; pero hoy las minas pretenden destruirla, sin proporcionarles el cuidado que por generaciones le hemos dado”, advierte el ejidatario de 62 años.

Hipólito Hernández asegura que en medio de las erupciones del Chichonal que se prolongaron durante una semana “había esperanzas de que la tierra se recuperaría y que volveríamos”, hoy con los proyectos de extracción el presente y el futuro es incierto; los daños se advierten irreparables, asegura.

afcl

Comentarios