Suscríbete

Hallan sin vida a deportistas paralímpicos

Ella destacó en levantamiento de pesas y él en básquetbol; la pareja fue reportada como desaparecida el 18 de agosto

Policías estatales acudieron al paraje El Pericón, en una de cuyas barrancas encontraron los dos cuerpos en avanzado estado de descomposición (ESPECIAL)
Estados 08/09/2016 01:13 Ismael García / Corresponsal Actualizada 08:20

[email protected]

Oaxaca.— Luego de 19 días de estar en calidad de desaparecidos, el pasado martes fueron hallados muertos los deportistas paralímpicos Rosalina Flores Ignacio, medallista internacional, así como Rómulo Pérez Hernández, también atleta conocido como El Charrito Veloz, ambos integrantes de la Asociación de Medallistas Paralímpicos Internacionales de Oaxaca.

Los cuerpos estaban en un vehículo que se encontraba en el fondo de un barranco, en la localidad de San Antonio Cuajimoloyas, distante a unos 45 kilómetros de la capital.

El hallazgo lo realizaron campesinos alrededor de las 18:00 horas del martes en un paraje denominado El Pericón, ubicado en el kilómetro 10+500, de la carretera Díaz Ordaz-Cuajimoloyas, que conduce a la región de la Sierra Juárez.

Los campesinos, vecinos de San Antonio Cuajimoloyas, realizaban labores de tequio (obra comunitaria) cuando se dieron cuenta de que en una barranca estaba un vehículo volcado.

Al descender, descubrieron dos cadáveres en avanzado estado de putrefacción al interior de un vehículo.

De inmediato, dieron aviso al síndico municipal de la comunidad, Rodolfo García Hernández, quien a su vez informó a las autoridades estatales sobre un vehículo accidentado, marca Volkswagen, tipo Jetta, color verde, con placas de circulación 401LV, descubierto cuando realizaban labores de limpieza del acotamiento de la vía.

De acuerdo con fuentes de la Fiscalía General del estado, dicha unidad de motor tiene las mismas características de la reportada como desaparecida el pasado 18 de agosto junto con sus ocupantes, Rosalina Flores Ignacio y Rómulo Pérez Hernández.

Ambos son deportistas con discapacidad que han competido a nivel nacional e internacional.

Rosalina, empleada del sector salud, fue medallista parapanamericana en levantamiento de pesas en 2003, y el segundo, campeón nacional de basquetbol en silla de ruedas y participó en una paralimpiada.

El Departamento de Personas No Localizadas de la Fiscalía General del Estado confirmó que los cuerpos hallados ayer corresponden a las dos personas reportadas como desaparecidas desde hace tres semanas.

El 29 de agosto pasado, la Asociación de Medallistas Paralímpicos, Mundialistas y Parapanamericanos denunció en conferencia de prensa la desaparición de sus dos compañeros y exigió a la Fiscalía agilizar las investigaciones.

En ese entonces, el hijo de Rosalina, Félix Gutiérrez Flores, informó que la última vez que vieron a su madre y al deportista fue el 18 de agosto en el fraccionamiento del Infonavit, en el municipio de Santa Cruz Amilpas, conurbado a la capital.

Incluso consideraban que podrían haber sido secuestrados, por lo cual pidieron ayuda a las autoridades estatales y municipales.

La tarde del martes fue hallado tanto el vehículo como sus ocupantes, quienes fueron rescatados durante la noche, con el apoyo de una grúa. El Departamento de No Localizados confirmó que se trata de los dos deportistas con discapacidad.

No obstante, hasta el momento la Fiscalía General del estado no ha detallado si se trató de un accidente carretero o un homicidio.

El día fatal. Por testimonio de familiares y vecinos se conoce que el jueves 18 de agosto, Rosalina Flores Ignacio, de 48 años, salió de su vivienda, localizada en el Andador Santiago, Casa 15, Manzana 35, del Infonavit de Santa Cruz Amilpas.

Rosalina, quien padece discapacidad en ambas piernas, a causa de la poliomielitis que padeció de niña, vestía su uniforme laboral, que es una camisa y pantalón blanco y chaleco azul, con logotipo del sector salud.

La deportista era cajera del Centro de Salud de la colonia Estrella. En el estacionamiento del lugar la esperaba Rómulo. Ambos subieron a un automóvil, propiedad de Rosalina, después ya nada se supo de ellos; sus familiares los reportaron como desaparecidos y se dieron a la tarea de buscarlos.

Comentarios