Suscríbete

Puebla. Diputados ocultan los reportes de sus gastos

Aunque gozan de diferentes prestaciones, no hay documentos que especifiquen cuánto perciben por ellas

Debido a que la Legislatura poblana es robusta, se necesita analizar la eficiencia de sus integrantes, propone investigador de la UPAEP (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Estados 30/04/2016 04:30 Edgar Ávila / Corresponsal Actualizada 11:12
Guardando favorito...

Los 41 diputados locales de Puebla perciben un salario mensual neto de 55 mil 683 pesos y hasta diciembre del año pasado recibían recursos extras para un auxiliar y telefonía celular, así como vales para gasolina.

El Congreso de Puebla está conformado por 13 diputados del PAN, ocho del PRI, cinco del Partido Compromiso por Puebla, cuatro de Nueva Alianza, cuatro del PRD y con dos legisladores cada uno el PVEM, Movimiento Ciudadano (MC) y Partido del Trabajo (PT), mientras que uno del Pacto Social de Integración.

Hasta el año pasado, los legisladores de distintos partidos políticos recibían, además de su salario, un total de 7 mil 500 pesos para el pago de un auxiliar, 4 mil pesos mensuales para gasolina, y 700 pesos como apoyo de telefonía celular.

Si bien no tienen asignados vehículos oficiales, pues sólo se otorgan uno o dos por bancada, de acuerdo con el tabulador salarial reciben un aguinaldo de 94 mil pesos y una prima vacacional de 8 mil 400 pesos.

Carecen de un seguro médico privado, pero pagan aportaciones para que sean atendidos en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla (ISSSTEP).

Sin embargo, los diputados no son los que más recursos reciben en el Poder Legislativo de Puebla.

El secretario general gana un salario mensual de 72 mil 605 pesos, un aguinaldo de 126 mil pesos y una prima vacacional correspondiente a los 13 mil pesos.

Incluso un director “A” percibe un poco más que el salario neto del diputado. La categoría de un funcionario legislativo recibe 59 mil 703 pesos, un aguinaldo de 100 mil y una prima vacacional de 8 mil pesos.

En contraste, el personal que menos salario recibe es un “analista” categoría “X” con un salario neto mensual de 5 mil pesos, un aguinaldo de 7 mil 799 pesos y sin prima vacacional.

“Lo que tenemos que considerar es que algunos diputados podrían recibir ciertos apoyos económicos extras”, afirmó el investigador de la Facultad de Contaduría de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Anselmo Salvador Chávez Capó.

Explicó que los legisladores pueden recibir para asistencia legislativa o en algunos casos para atención ciudadana.

“Entonces sería importante que no tomáramos únicamente el sueldo como tal, sino adicionalmente apoyos económicos que eventualmente se manejan”, aclaró.

En comparación con otros congresos locales o incluso con la Cámara de Diputados, en Puebla durante las sesiones ordinarias o de la diputación permanente los diputados no reciben la gaceta legislativa que contiene las iniciativas y dictámenes que se aprobarán o rechazarán, por lo que en su mayoría votan a ciegas.

 Los líderes de bancadas manejan de manera discrecional el apoyo que se les otorga para asesores y también el uso que se le dará a los vehículos oficiales que se asignan a cada grupo parlamentario.

Poco trabajo legislativo

Pero más allá de los recursos, Chávez Capó dijo que es necesario analizar tres puntos: si la cantidad de diputados es la necesaria, porque se maneja un cuerpo legislativo robusto que viene de una reforma político electoral de 1976; el costo total que los poblanos estarían erogando por mantenerlos; y la eficiencia que tienen en el trabajo (desde asistencias, iniciativas y participaciones en tribuna).

“Para medir si trabajan de manera eficiente es a través de indicadores; en primer lugar debe ser la asistencia a sus obligaciones legislativas, la labor legislativa en sí, con el número de iniciativas que se han presentado y el impacto que tienen para la vida política, social y económica del estado y participaciones en tribuna”, afirmó.

Al respecto y de acuerdo con comparativos, 33 diputados de los 41 acumularon, 20 inasistencias al pleno y 92 a comisiones “justificadas”.

Fueron seis los legisladores que más faltas acumularon en sesiones del pleno y de comisiones durante el tercer periodo ordinario de sesiones.

El primer lugar lo ocupó el legislador perredista, Carlos Martínez con un total de 14 inasistencias a comisiones; de ahí le siguió con ocho faltas (una al pleno y siete a comisiones) la legisladora del Verde Ecologista, Geraldine González; con seis faltas (una al pleno y cinco a comisiones) la diputada del PAN, Patricia Leal.

Y con cinco inasistencias los diputados plurinominales del PRI, José Chedraui (una al pleno y cuatro a comisiones); y Pablo Fernández (una al pleno y cuatro a comisiones).

Por el contrario, sólo cinco diputados locales asistieron a todas las sesiones y reuniones de comisiones. Se trata de Sara Chilaca, Evelía Rodríguez y Germán Jiménez, del Partido Compromiso por Puebla (CCP); Sergio Salomón Céspedes del PRI y Rocío Aguilar del PAN.

Fuentes legislativas, revelaron que los diputados de partidos afines con la autoridad estatal, reciben diversas “ayudas” relacionadas con sus comisiones, es decir, obtienen de dependencias gestiones para sus distritos.

Temas Relacionados
los privilegios del poder
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos