15 | NOV | 2019
2
Desde las primeras horas del día, 52 normalistas fueron detenidos por apoderarse de tres autobuses y de vehículos de empresas particulares; en este grupo había 30 hombres y 22 mujeres, precisó el gobernador Silvano Aureoles (ARMANDO SOLÍS. EL UNIVERSAL)

Chocan normalistas y policías

08/12/2015
04:30
Carlos Arrieta / Corresponsal
Zirahuén
-A +A
Un par de enfrentamientos registrados ayer entre normalistas —apoyados por comuneros— y policías federales y estatales dejó 92 detenidos y varios lesionados

[email protected]

Al menos 92 personas detenidas, seis autobuses de pasajeros, dos vehículos particulares, tres patrullas destruidas, siete policías y un número indeterminado de civiles lesionados, fue el saldo de un par de enfrentamientos registrados ayer sobre la autopista Siglo 21, entre normalistas apoyados por comuneros y policías federales y estatales.

De los 92 detenidos, 85 fueron consignados ante el agente del Ministerio Público por diferentes delitos, entre ellos, robo con violencia, lesiones y los que resulten.

Desde temprana hora del día, elementos de la Policía Federal y de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, detuvieron a 52 normalistas mientras se apoderaban con violencia de tres autobuses de pasajeros, así como de otros vehículos de empresas particulares comercializadoras de comida y bebidas gaseosas.

Los estudiantes exigen becas y plazas automáticas que les fueron otorgadas, principalmente por los ex mandatarios locales Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel.

De este primer grupo de detenidos, las autoridades de procuración de justicia confirmaron que al verificar su identidad, tres de ellos tenían órdenes de aprehensión en su contra, por lo que fueron remitidos de inmediato a un juez de la causa.

El resto fue consignado al Ministerio Público por los delitos de robo con violencia y los que resulten.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, precisó que de los 52 detenidos en un primer operativo hay 30 hombres y 22 mujeres.

Luego de estas detenciones y de que los convoyes policiales también recuperaran las unidades de las que se habían apoderado los normalistas, comuneros indígenas se movilizaron al lugar donde arremetieron en contra de los elementos que ahí estaban.

Los hechos ocurrieron sobre el kilómetro 66 de la carretera Morelia-Pátzcuaro, luego de que los habitantes de Arantepacua, municipio de Nahuatzen, intentaran rescatar a un grupo de normalistas atrincherados en los baños de la caseta de cobro de Zirahuén, para no ser detenidos al igual que sus demás compañeros.

Después del enfrentamiento que duró cerca de 10 minutos, los normalistas y comuneros destruyeron con piedras, palos, petardos y otros artefactos explosivos de fabricación casera, tres patrullas, así como seis autobuses y varios vehículos en los que intentaban huir.

Como resultado, elementos de la policía estatal y de la Policía Federal detuvieron a 40 personas más que fueron retenidos por varias horas en la desviación hacia la comunidad de Zirahuén, donde también fueron atendidos de sus lesiones.

Algunos de los heridos fueron trasladados en ambulancia hasta la ciudad de Morelia, y 33 más de los comuneros fueron remitidos a la agencia del Ministerio Público en esta ciudad por los delitos de lesiones en agravio de los policías estatales.

Mientras esto sucedía en la zona Lacustre, seis elementos de la SSP fueron retenidos en comunidad de la meseta purépecha, de los cuales liberaron a cuatro y dos aún se encuentran en manos de los pobladores, quienes hasta las 20:00 horas amenazaban con lincharlos, de no liberar a los estudiantes y comuneros detenidos.

Por su parte, el líder de la CNTE, Juan José Ortega Madrigal, llegó en un vehículo de la policía ministerial a la Procuraduría Estatal, donde permaneció por varias horas.

A decir de los propios normalistas y habitantes de Arantepacua, Ortega Madrigal fungió como interlocutor ente ellos y las autoridades estatales, por lo que llegó a esta población por la noche, sin que se conozcan los resultados de los acuerdos.

Es importante señalar que los pobladores indígenas y normalistas se encuentran atrincherados en un predio que acondicionaron como campamento provisional, a las afueras de esa comunidad, donde tienen al menos una treintena de vehículos que se han apoderado en los últimos días y los cuales amenazan también con prenderles fuego.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios