Suscríbete

El exceso los lleva a la tumba

Lo que empieza con un consumo de medicamentos para ayudar, se convierte en un abuso que les ha costado la vida a artistas como Prince y Michael Jackson

El músico de Minneapolis murió el pasado 21 de abril a los 57 años. FOTO: REUTERS
Espectáculos 02/05/2016 00:18 Sughey Baños Ciudad de México Actualizada 03:11
Guardando favorito...

En público vivían la fama y la fortuna que su carrera les brindó, pero abajo del escenario o lejos de una cámara escondían una realidad en la que el uso de medicamentos los ayudaba a mantenerse en pie hasta que el descontrol en su consumo los llevó  a la tumba; el ejemplo más reciente es Prince.

Michael Jackson, Anna Nicole Smith, Heath Ledger y Marilyn Monroe son historias que han conmocionado al mundo.

Un problema en la cadera, diagnosticado en 2009, fue la pauta para que Prince iniciara el consumo de Percocet, un año después se sometió a una cirugía correctiva y a partir de ahí fue constante el consumo de este medicamento. Una semana antes de su muerte, el cantante fue ingresado en urgencias de un hospital de Illinois, después de un concierto en Minneapolis; se especuló que la causa fue una sobredosis de opiáceos. El 21 de abril fue encontrado muerto en el ascensor en su estudio de Paisley Park, las autoridades encontraron analgésicos recetados. Unas 15 horas antes de su muerte había ido a una farmacia, por cuarta vez en esa semana.

Gustavo Alberto Luckie Cárdenas, licenciado en Psicología por la UNAM y licenciado en Ciencias Familiares y Sexología por la Universidad de Lovaina, en Bélgica, explicó que el uso de estas sustancias, ya sea para atender dolores físicos o sicológicos, siempre comienza por prescripción.

“El problema inicia cuando los pacientes tienden a hacer cosas como ‘ay la pastilla que me recetó para dormir no me es suficiente, me voy a tomar dos’, y así terminan tomándose 20”, señaló Luckie Cárdenas. 

Otro caso es el del Rey del Pop, Michael Jackson, quien murió el 25 de  junio de 2009 a causa de una sobredosis de Propofol y tres ansiolíticos (benzodiazepinas, lorazepam y midazolam). Jackson estaba por iniciar una pesada gira de despedida titulada This is it, que inicialmente tendría 10 presentaciones en Londres, pero por la demanda se agregaron 40 fechas más. Para aguantar las extenuantes jornadas de ensayos, el intérprete de “Thriller” recurría al Propofol que le ayudaba con diversas dolencias que le aquejaban, medicamento que tenía al alcance de su mano gracias a su médico Conrad Murray.

“Hay un cálculo que se hace en la medicina entre beneficio y costo, por costo me refiero al orgánico, el costo fisiológico que esto puede generar, por ejemplo, si una persona que va morir tiene un grado de sufrimiento alto, se valora si se deja con dolores inaguantables o mejor se le da la sustancia, aunque genere adicción, refiriéndose a pacientes no adictos, que se vuelven así por una cuestión médica necesaria”, comentó Gustavo Luckie, también antropológo social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

El experto señaló que el organismo suele desarrollar una tolerancia a las sustancias, entonces el efecto que primero hacía una pastilla, después lo hacen dos, después tres o cinco, así va subiendo la dosis y el organismo la tolera, además suele suceder que el paciente deja de consumir cierto medicamento, y cuando reinicia su uso tal vez su cuerpo ya no necesita la cantidad inicial recetada, es decir, su tolerancia ha disminuido, por lo tanto tomar el mismo número de pastillas puede conducirlo a la muerte. 

“En la mayoría de los casos abusan de estas sustancias, sobre todo la gente que tiene recursos económicos, toman tal cantidad que no hay organismo que lo resista; además, muchas veces no están bien alimentados o  sanos porque tienen ciertos problemas de salud por no tener una vida ordenada, entonces su cuerpo no resiste la dosis y mueren, o entran en un estado crítico”.

El actor Heath Ledger se encontraba en su mejor momento profesional, su más reciente trabajo en la película Batman. The Dark Knight (2008), donde dio vida a The Joker, causaba expectación, pero tal trabajo le había exigido demasiado, por lo que se encontraba agotado y, como consecuencia, tenía problemas para dormir. 

“La semana pasada probablemente dormí dos horas por noche en promedio. No podía dejar de pensar. Mi cuerpo estaba exhausto, pero mi mente seguía funcionando”, declaró el actor en una entrevista para el The New York Times, incluso dijo que había tomado dos píldoras de Ambien, ya que una sola no le había funcionado. El 22 de enero de 2008, Ledger fue encontrado muerto en su apartamento de Manhattan; el examen toxicológico dio como resultado una intoxicación aguda por los efectos combinados de la oxicodona, hidrocodona, diazepam, temazepam, alprazolam y la doxilamina, usados para controlar la ansiedad, la depresión, el insomnio y el dolor.

“¿Cuál es el motivo por el que toman estas cantidades de drogas? Es una cuestión sicológica, hay una insatisfacción en la vida, lo que se llamaría una herida narcisista profunda, entonces lo que no se puede llenar con espiritualidad lo hacen con drogas”, comentó  Luckie Cárdenas.

La depresión hizo de las suyas en dos rubias icónicas de la cultura estadounidense: Marilyn Monroe y Anna Nicole Smith. Dejando a un lado los mitos que envuelven la muerte de Monroe, la actriz siempre estuvo batallando con problemas como la neurosis y la depresión, así que recibía prescripciones de dos médicos: Greenson y Engelberg, por eso su muerte fue catalogada como suicidio con barbitúricos. 

La playmate Anna Nicole Smith vivió una ruleta de emociones en sus últimos días de vida, primero dio a luz a su hija Dannielynn Birkhead el 7 de septiembre de 2006, y cuatro días después su hijo mayor Daniel murió por una combinación letal de los medicamentos Metadona, Zoloft y Lexapro. Por eso, la millonaria rubia se encontraba tomando antidepresivos, los cuales la llevaron a la muerte el 8 de febrero de 2007, cuando la encontraron muerta en su habitación del hotel y casino Seminole Hard Rock Cafe, en Fort Lauderdale (Florida).

“El problema fundamental de cualquier droga es negar el problema, ni un alcohólico o un adicto a sustancias se da cuenta que tiene un problema, hasta que no sufre y comienza a perder una serie de cosas, como el trabajo, la familia, los amigos; es decir, si no se toca un fondo de sufrimiento, la gente difícilmente va a aceptar que tiene un problema”, consideró el sicólogo.

Temas Relacionados
Prince michael jackson Heath Ledger
Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos